Lambayeque: Gerencia Regional de Transporte suscribió contrato de manera irregular

Así lo detectó la Contraloría en el proceso para el mantenimiento de un tramo vial en el distrito de Cañaris, valuado en más de S/ 1,3 millones.

La Contraloría identificó responsabilidad penal en un funcionarios y en cuatro exfuncionarios. Foto: La República
La Contraloría identificó responsabilidad penal en un funcionarios y en cuatro exfuncionarios. Foto: La República
Ysela  Vega

La Contraloría General de la República detectó que la Gerencia Regional de Transportes y Comunicaciones de Lambayeque admitió, otorgó la buena pro y suscribió un contrato por 1 381 814 soles con un postor único al margen de la normativa.

El órgano adscrito al Gobierno Regional de Lambayeque (GRL) ejecutó esta medida pese que la Contraloría advirtió oportunamente sobre el incumplimiento de los requisitos establecidos en las bases para la adjudicación del mantenimiento periódico no pavimentado de 38 km del tramo vial Cañaris – Pandachi – Huacapampa, distrito de Cañaris.

Vulneró procedimientos

Así lo evidencia el Informe de Control Específico N° 9581-2020, que señala que en el año 2018, el Comité de Selección del Concurso Público N° 003-2018 modificó las bases estándar y los términos de referencia, integró las bases administrativas en forma incompleta y suscribió el contrato inobservando los procedimientos establecidos para su perfeccionamiento.

La Contraloría, que participó en calidad de veedora durante el proceso de selección, advirtió el incumplimiento de los requisitos establecidos en el Acta N° 6-2018.

Incumplió requisitos

Sin embargo, el comité de selección siguió con el proceso, cuando lo que correspondía era declararlo desierto al no haberse presentado una oferta válida, pues el consorcio ganador no acreditaba la totalidad de los requisitos de calificación establecidos en las bases.

En los hechos irregulares, se identificó la presunta responsabilidad penal y/o administrativa de un funcionario y cuatro exfuncionarios públicos de la Gerencia Regional de Transportes y Comunicaciones, cuya actuación afectó los principios de transparencia, competencia, eficacia y eficiencia que rigen las contrataciones de Estado.