EN VIVO - Gobierno levanta cuarentena: habrá toque de queda en las noches y domingos

Desbloquean carreteras tras duros enfrentamientos

David Pereda

dperedaz

23 Dic 2020 | 4:57 h
El dato. Los enfrentamientos más duros se dieron en la Panamericana Sur. La zona de Barrio Chino fue de las que registraron mayor resistencia. Hubo heridos entre manifestantes y policías. Foto: Jorge Cerdán / La República
El dato. Los enfrentamientos más duros se dieron en la Panamericana Sur. La zona de Barrio Chino fue de las que registraron mayor resistencia. Hubo heridos entre manifestantes y policías. Foto: Jorge Cerdán / La República

Tensión en las vías. Diversos puntos en la Panamericana Sur y Norte estuvieron tomados. Policía logró liberarlos, pero manifestantes aseguraron que seguirán con sus protestas. Vándalos queman ambulancia. Pobladores denuncian excesos.

Con reportes de URPI y La República Norte

Diversos puntos de la carretera Panamericana en el sur y norte fueron bloqueados por manifestantes que reclaman otra ley agraria, en su segundo día de protestas. Buses interprovinciales, camiones de carga y otros vehículos estuvieron varados.

En la noche, el ministro del Interior, José Elice, aseguró que la Policía había logrado liberar las vías pero la amenaza sigue.

“En este momento está tranquilo. Es posible que en cualquier momento otra vez se reinicien estas actividades de protesta con bloqueo de la carretera. Esperemos que no sea así”, dijo en la emisora Canal N.

En la Panamericana Sur, las zonas de Barrio Chino (kilómetro 273), Expansión Urbana (kilómetro 295) y El Álamo (kilómetro 318), en Ica, fueron tomadas temprano por nutridos piquetes. Bloqueos menores hubo en Casablanca y La Venta, en el distrito iqueño de Santiago.

En la Panamericana Norte, hubo tomas en las zonas de Puente Virú, Víctor Raúl y San José, en Nuevo Chao, Virú, La Libertad. Hubo otros cuatro puntos con interrupciones.

Durante el día, grupos de policías liberaban las zonas bloqueadas en el sur y en el norte con varios enfrentamientos, aunque luego había retomas.

Desde temprano, el comandante general de la Policía, César Cervantes, dijo que la orden era restablecer el tránsito vehicular.

“Se ha previsto una presencia de 24 horas y después una ronda en el lugar cada cierto tiempo. No obstante, dependerá del comportamiento de los ciudadanos de esas zonas [...] La orden es clara, vamos a liberar el libre tránsito en el lugar”, dijo Cervantes en América TV.

Aseguró que más de mil policías estaban ya en la Panamericana Sur y Norte y solicitaban apoyo de los gobiernos locales para retirar las piedras del lugar.

En el sur fue más difícil el desbloqueo de diversos puntos. En el norte, los manifestantes daban pase en algunos tramos.

Los trabajadores agrarios en protesta se quejaban de la dureza en la actuación de las fuerzas del orden. En la Policía, en tanto, aseguraban estar operando conforme a las leyes y que había daños a varios efectivos. Las denuncias de excesos se daban de un lado hacia el otro y viceversa.

Atentado contra ambulancia

Hacia las 8 y 45 de la mañana, una ambulancia del hospital Santa María del Socorro, de Ica, fue quemada por vándalos catalogados como infiltrados, en la zona de La Balanza, cerca del peaje de Ica, en el kilómetro 273 de la Panamericana Sur.

“El vehículo destinado al transporte de personas enfermas o heridas, del hospital Santa María del Socorro, de placa EUB-429, luego de haber trasladado un paciente a Lima, a la altura de La Balanza, cerca del peaje de Ica, fue abordado por infiltrados quienes lo atacaron con piedras, lo voltearon y luego lo quemaron”, informó el Gobierno Regional de Ica en su página de Facebook.

“El chofer fue bajado a la fuerza y golpeado por los enardecidos sujetos. La ambulancia marca Peugeot terminó completamente quemada. Las autoridades y funcionarios del sector Salud se dirigieron al lugar para brindar atención y cuidado al conductor, así como realizar las denuncias que corresponden”, dice en su nota.

Este atentado fue registrado en video y circuló en internet.

La primera ministra, Violeta Bermúdez, rechazó este ataque e invocó a no llegar a la violencia.

“Lamentamos mucho que en el sur se haya quemado una ambulancia. Todos tenemos derecho a manifestarnos, pero hacerlo sin violencia, sin atacar a personas ni a la propiedad pública. (Atacar a) una ambulancia en el contexto de la pandemia es un atentado contra la salud de las personas”, dijo a periodistas.

“Las protestas dicen que son porque no se ha aprobado la ley agraria, pero está en debate. Me parece que deberían informarse mejor los dirigentes, tener un poco de paciencia y si quieren protestar hacerlo de manera pacífica”, añadió Bermúdez.

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, dimensionó el daño. “Ica tiene 10 ambulancias, ahora son 9. ¿Se dan cuenta el perjuicio que significa para nuestro sistema de salud? (…) La protesta es entendible (...) pero atentar contra una ambulancia, personal de salud (…) nos estamos disparando en el pie”, expresó.

Elice adujo que dispuso que se haga la denuncia del caso. “Todavía no se ha identificado exactamente quiénes han atentado contra la ambulancia”, dijo.

Fueron retenidas ocho personas sospechosas de la violencia. En la comisaría de Villacuri, de Ica, fueron identificados como Evelin Choque Hilla, Alvina Quispe Huarcaya, Edgardo Macías Aucasi, Nehemías Bartolo Quispe, Hilario Huamani Ticllasuca, Humberto Unucuri Paquiyauri, Edwin Paniagua Huamán y José Torres Linares.

El Ejército en apoyo

Grupos del Ejército acompañaron a los policías para reforzar las carreteras luego de lograrse desbloqueos en puntos del norte.

“El rol de las Fuerzas Armadas no es repeler algún tipo de disturbio ciudadano, pero sí estamos en apoyo. (...) Una vez liberada la zona nosotros apoyamos para mantener el orden y para que así permanezca y se pueda garantizar el libre tránsito”, explicó la ministra de Defensa, Nuria Esparch, a la prensa.

“Va detrás de la Policía. Su presencia puede ser disuasiva y además ayudan a retirar las piedras del camino”, dijo Elice.

Contó que en el norte están unos 200 militares y en el sur recién iban a apoyar a la Policía.

La congresista Rocío Silva Santisteban recogió denuncias de dura represión y de bombas lacrimógenas que desde helicópteros caían sobre las casas y afectaban a pobladores y niños. Además, trabajadores agrarios aseguraban que los policías usaban armas no permitidas.

Bemúdez adujo que los policías “no llevan armas letales para romper manifestaciones”. “Más bien, tenemos reportes de muchos policías que han sido heridos con piedras, con palos. Pueden ver videos”, comentó.

“Hemos pedido la participación de la Defensoría del Pueblo, que estén presentes los fiscales de prevención del delito, así que ellos pueden dar, con presencia en el lugar, fe de lo que está sucediendo”, alegó la autoridad.

Al cierre de esta nota, se logró el desbloqueo en el sur. En el norte ya circulaban vehículos.

Interior: “Hay 26 policías heridos”

El Ministerio del Interior comunicó que hay 26 policías heridos por enfrentamientos en las operaciones simultáneas de desbloqueo y que el contingente policial seguía en los puntos en conflicto “poniendo su mayor esfuerzo por controlar, mantener y restablecer el orden público haciendo uso prudente de la fuerza y con respeto irrestricto a los derechos humanos”.

“Siendo las 8:00 p.m. se registran 26 policías heridos, quienes fueron trasladados a los centros de salud de las localidades donde ocurrieron los hechos”, dice el comunicado del Ministerio. “Se recomienda a la ciudadanía no dejarse llevar por publicaciones tendenciosas que buscan generar desinformación y mayor violencia”, añade.

“Los policías retenidos ya han sido liberados”

La primera ministra Violeta Bermúdez negó tener información de un secuestro de policías, como muchos supusieron por videos que circularon en internet de efectivos heridos llevados por manifestantes. El ministro del Interior, José Elice, aseguró que los policías retenidos por estos ya habían sido liberados.

La presencia de militares generó cuestionamientos. “No es constitucional porque el estado de emergencia no es policial”, dijo la congresista Rocío Silva Santisteban. Aseguró que hubo “una situación gratuita de violencia” que empeoró la alarma con la noticia de que estaba el Ejército.