Represión y uso indiscriminado de lacrimógenas en marcha del 12N

Berny Peralta

PNP busca dispersar a los manifestantes. Foto: Antonio Melgarejo / La República
PNP busca dispersar a los manifestantes. Foto: Antonio Melgarejo / La República

Dos heridos de bala, uno de gravedad, ternas infiltrados y prensa atacada fue el saldo que dejó la gestión del nuevo ministro de Interior durante las protestas.

La asunción al poder de Manuel Merino de Lama generó que este jueves 12 de noviembre miles de ciudadanos llegasen de distintos puntos de la capital hasta la Plaza San Martín, para mostrar su rechazo al Gobierno de facto.

Desde el mediodía las personas iban llegando al recinto, punto de encuentro para iniciar la marcha pacífica que estaba pactada desde hace unos días a través de las redes sociales. Los jóvenes fueron los primeros en llegar, y mediante pancartas y afiches hacían notar su disconformidad ante este Gobierno ilegítimo.

Sin embargo, horas más tarde, el ambiente se vio empañado cuando un grupo de manifestantes intentó caminar por la avenida Nicolás de Pierola rumbo al Congreso de la República y vio frustrado su intento tras la obstrucción de la Policía Nacional.

El uso indiscriminado de bombas lacrimógenas por parte de la PNP para “dispersar” a las personas fue el inicio de una batalla campal entre las fuerzas del orden y la ciudadanía que se rehusaba a dejar de protestar.

Aunque no se tiene una cifra exacta de las personas que se vieron afectadas y/o heridas debido a la represión y el uso excesivo de la fuerza, decenas de videos divulgados en las redes evidenciaron una actitud agresiva de los agentes.

No obstante, la prensa también fue víctima de esta conducta. Los periodistas de diversos medios sufrieron golpes y agresiones. Tal es el caso del colega de Ojo Público Alonso Valbuena que fue impactado por un perdigón, el cual le perforó la pierna derecha dejándolo ensangrentado.

Dos heridos de bala confirmados

La madrugada del viernes 13 de noviembre, el congresista del Partido Morado, Daniel Olivares, confirmó dos casos de impacto de bala, luego de asistir al Hospital Guillermo Almenara.

El legislador informó mediante su red social que Luis Aguilar Rodríguez se encontraba estable en dicho nosocomio, pero Percy Pérez Shapiama no corrió la misma suerte. La situación de este último es grave y tuvo que ser operado de emergencia.

Ministro del Interior niega abuso policial

El titular del Mininter, Gastón Rodríguez, negó que su institución haya utilizado perdigones, agentes encubiertos (Grupo Terna) y el uso desmesurado de bombas lacrimógenas ante los protestantes.

“El uso de perdigones está restringido, solo son bombas lacrimógenas que se han utilizado, repito, luego de haber reportado una carga a la Policía innecesaria”, indicó Rodríguez Limo, en una entrevista para RPP.

“El Grupo Terna no ha salido hoy (jueves 12) a las calles. Esa información de que hubo policías de civil, eso creo que ha sido el primer día. Estoy dirigiendo una nueva estrategia de la Policía Nacional que no contempla la utilización de personal de civil para hacer capturas a manifestantes o a gente que pretenda subvertir el orden público”, agregó.

Pese a lo expresado, América Noticias comunicó que el periodista José Miguel Hidalgo y el camarógrafo Roberto Muñoz fueron alcanzados por perdigones durante la cobertura de las protestas.

Asimismo, un video publicado en Twitter deja ver cómo un presunto agente Terna es descubierto por unos jóvenes, que le reclaman por infiltrarse entre ellos. En ese momento el policía solo atinó a sacar su arma de reglamento y dar un disparo al aire, en medio de insultos y gritos.

ONU y CIDH advierten represión policial en Perú

La reprochable postura que ha mantenido en estos días la Policía Nacional del Perú ante los ciudadanos que salieron a manifestarse en contra de Manuel Merino de Lama provocó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cuestionaran el accionar de esta.

La CIDH objetó la manera cómo la PNP venía ejerciendo el uso de la fuerza y las detenciones por el ejercicio del derecho a la protesta. Mientras que la ONU expresó su preocupación por los arrestos realizados por policías vestidos de civil sin identificarse como tales.

“Las escopetas con munición potencialmente letal pueden ser utilizadas solo para hacer frente a una persona que represente una amenaza inminente de muerte o lesiones graves, no para dispersar manifestantes”, arguyó Jan Jarab, representante de Derechos Humanos en América del Sur.