LO ÚLTIMO - Encuesta IEP: Pedro Castillo sigue liderando y crecimiento de Keiko Fujimori se estanca

Incendios provocan dos muertes y 280 hectáreas devoradas en Cusco

Luis Álvarez Guevara

La Republica
Ardua labor. Bomberos, policías y pobladores lideran las acciones de combate de los incendios forestales activos.

Tragedia. Un niño perdió la vida al intentar escapar del fuego que consumía un cerro en Ollantaytambo. Y un brigadista falleció al caerle una piedra en San Salvador.

Muerte y desolación es el triste panorama que deja una inusual frecuencia de incendios forestales en la región imperial. Un niño de 11 años de edad murió cuando ayudaba a sofocar un siniestro en el distrito de Ollantaytambo en Urubamba. En San Salvador (Calca) un brigadista corrió la misma suerte al ser alcanzado por una roca.

Niño comunero

Hasta cinco siniestros se mantienen activos en Cusco, cuatro de ellos en Urubamba en el Valle Sagrado. La noche del último viernes, un menor de once años acompañó a su abuelo y a otros pobladores de la comunidad campesina de Patakancha en Ollantaytambo para sofocar un incendio en el cerro Colcaray que amenazaba con llegar a zonas pobladas.

Desafortunadamente la mañana de ayer el pequeño fue encontrado sin vida, aparentemente se habría desbarrancado al intentar huir de las incandescentes llamas, no presentaba quemaduras.

La Policía intervino a los miembros de una familia sospechosa de haber iniciado el siniestro cuando realizaban labores agrícolas, fueron identificados como Justo (58), Julián (34), Carlos (29) y César (24) Quispe Melo, así como el comunero Santos Hancco (52), quienes serán investigados por presuntos delitos ambientales (incendio forestal), y contra el cuerpo la vida y la salud, en la modalidad de homicidio culposo.

Hasta el cierre de información brigadistas continuaban con labores de combate para controlar el incendio que consume más de 280 hectáreas de bosques y pastizales en el distrito de San Salvador, provincia de Calca. En el lugar se informó la muerte del brigadista identificado Edwin Avendaño (22). De acuerdo al parte policial, el fuego provocó una serie de derrumbes de tierra y piedra, desafortunadamente una roca había caído sobre la víctima.

Los otros siniestros se registran en las localidades urubambinas de Chinchero, Pachar y Huayllabamba, en este último lugar la afectación es de 500 hectáreas de pastizales.

Se necesita apoyo aéreo

El director de regional de Gestión de Riesgos y Seguridad del Gobierno Regional Cusco, Roberto Vidal, indicó que en San Salvador no se puede controlar en su totalidad el fuego que revive a cada instante, por lo que se hace necesario el apoyo de helicópteros; “se hizo las coordinaciones, sin embargo, no tenemos una respuesta”, señaló.