Gobernador de Arequipa acude a los primeros entierros en cementerio COVID-19 de Uchumayo

09 Jul 2020 | 8:15 h
La Republica

Dos víctimas mortales del coronavirus fueron inhumadas en el camposanto. El gobernador de Aequipa, Elmer Cáceres Llica asistió a las exequias. Obra fue blanco de cuestionamientos.

Arequipa. El cementerio de Uchumayo, destinado a fallecidos por COVID-19, fue escenario de sus dos primeros entierros. El miércoles último, dos personas que murieron por el virus fueron inhumadas en el camposanto, bajo la supervisión del gobernador regional Elmer Cáceres Llica.

Las exequias se efectuaron cumpliendo estrictos protocolos de prevención frente a la COVID-19. Se pudo apreciar a los trabajadores del Equipo de Recojo de Cadáveres enfundados en mamelucos, mientras descendían el ataúd hasta el fondo de un hoyo que escavaron. Al finalizar, colocaron dos cruces de madera.

PUEDES VER: Arequipa: denuncian que ventiladores mecánicos entregados por el Gobierno están incompletos

Cáceres Llica indicó que el camposanto temporal beneficiará a las familias que sufrieron la pérdida de una familiar a causa del coronavirus, pero no hallan donde cremar o enterrar sus restos, ya sea por dificultades económicas o por la falta de espacio en los cementerios distritales.

“Espero que todos estos espacios no sean ocupados, tengo fe que serán más los recuperados y menos los fallecidos. Estamos en los picos más altos de contagios y fallecidos, no podemos bajar la guardia ante este enemigo invisible”, manifestó el gobernador.

PUEDES VER: Arequipa: Hospital COVID-19 no concluye y contagios siguen en alza

CUESTIONAMIENTOS

Desde que el Gobierno Regional inició con los trabajos para implementar el cementerio de Uchumayo, en la zona de culebrillas, comenzaron los cuestionamientos. En primer lugar, el alcalde de la jurisdicción, Víctor Quispe, se opuso a la obra alegando que carecía de los permisos respectivos.

De hecho, la Contraloría advirtió que la construcción del camposanto no contaba con expediente técnico, por lo que el proceso y el presupuesto destinado podrían verse afectado. Añadieron que la obra no está registrada en el Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones, lo que podría generar problemas en la transparencia del gasto.