Banda de falsos taxistas confiesa haber asesinado a joven chef en Carabayllo

Sociedad LR

larepublica_pe

26 Mar 2020 | 9:51 h
El cuerpo de la víctima fue abandonado en  la vía pública de Carabayllo el pasado 7 de marzo. Foto: Difusión.
El cuerpo de la víctima fue abandonado en la vía pública de Carabayllo el pasado 7 de marzo. Foto: Difusión.

La víctima perdió la vida luego de que se resistiera a revelar la clave de sus tarjetas bancarias. Su DNI fue hallado en el poder de uno de los delincuentes.

Una banda que opera bajo la modalidad de falsos taxistas es acusada de secuestrar y asesinar a un joven chef, luego de encontrar entre sus pertenencias el DNI del fallecido.

Estos delincuentes confesaron que acabaron con la vida de la víctima porque se negó a revelar la clave de sus tarjetas de crédito. Según detalló el coronel Max García, jefe de la División de Investigación Criminal Descentralizada Norte, la madrugada del pasado 7 de marzo, la víctima abordó un vehículo junto con su amiga.

PUEDES VER Joven chef acompañó a su amiga hasta su casa, pero él nunca regresó a la suya

Tras dejarla en su vivienda, el joven siguió en el mismo vehículo con dirección a su casa. Sin embargo, el falso taxista fingió que tenía un desperfecto mecánico con su automóvil y se paró en una calle desconocida. Allí aparecieron otros cuatro sujetos, quienes encañonaron al pasajero y lo secuestraron. Durante ese tiempo los criminales lo amenazaron para que entregue la clave de sus tarjetas bancarias, pero él se negó. Ante ello, fue torturado y asesinado.

El cuerpo de Yen Manuel Ttito Piñe (32) fue abandonado en la vía pública de Carabayllo.

"Lo han torturado a golpes y lo han acuchillado. Estamos tras los pasos de otros dos cómplices que están plenamente identificados”, precisó el coronel Max García.

PUEDES VER Sicarios matan a pareja a plena luz del día en Carabayllo

Los delincuentes detenidos fueron identificados como William Correa Rebolledo (28) y Kenyi Keiichiro Castillo Ajen (24). Este último tiene varias denuncias por asalto y robo agravado.

La banda que ambos conformaban operaba en las inmediaciones del centro comercial Mega Plaza. Ahí captaban a sus víctimas, las secuestraban y les quitaban sus pertenencias.