Estudiantes de Alas Peruanas continúan en pie de lucha en Arequipa y Cusco

Propuestas. Hubo movilizaciones en Arequipa y Cusco. Universitarios plantean a Sunedu dar marcha atrás con cierre. De lo contrario, ellos son los perjudicados.

La Republica
Plantón. Alumnos de Cusco se apostaron frente a catedral para exigir que se les permita continuar con sus estudios profesionales.

Redacción Sur

Alumnos de la Universidad Alas Peruanas (UAP) están desesperados. Las movilizaciones de ayer en Cusco y Arequipa lo demuestran tras la cancelación de la licencia dispuesta por la Sunedu.

En la primera ciudad, un grupo de estudiantes de la filial Cusco realizó un plantón en el atrio de la Basílica Catedral. Reclaman al Ejecutivo nacional que garantice un trato justo a los alumnos; mientras que a la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) demanda que dé un plazo adicional para lograr el licenciamiento que le fue denegado semanas atrás.

PUEDES VER: Gobernador de Arequipa intercederá en favor de estudiantes de la Universidad Alas Peruanas

El subdirector general de la filial Cusco, Mario Acosta, dijo que solo a algunas universidades les dieron varias facilidades: “No es posible que solo a las estatales se les den facilidades”. En tanto, el docente Julio Sosa señaló que la Sunedu perjudica a los estudiantes y debería tener un plan de contingencia. Agregó que se debe permitir que los estudiantes terminen su carrera o que las sedes que sí cumplen los requisitos sigan funcionando.

En la Ciudad Blanca, un grupo de maestros y estudiantes llegaron hasta la plaza de Armas protestando. Los padres de los estudiantes pasan días haciendo colas afuera de la sede de la casa de estudios esperando ser atendidos para obtener información. Sin embargo, el local permanece cerrado.

PUEDES VER: Realizarán plantón frente a Sunedu tras denegatoria de licenciamiento a Universidad Alas Peruanas

Una madre contó que, desde que la Sunedu denegó la licencia, ningún representante de la universidad da la cara. “Solo queremos sacar los documentos de nuestros hijos y llevarlos a otro lado. Ya no podemos hacer más”, indicó una madre.

Los alumnos llevan más de dos semanas protestando porque temen perder la inversión hecha en su formación profesional y su futuro. Son más de 20 000, distribuidos en las filiales de la UAP de las regiones del sur. La UAP deberá cerrar sus puertas en dos años.