Fotografías vinculan a fiscal anticorrupción de Puno en relación con asistente

Contra la ley. Verónica Cueva y David Ruelas trabajan en el mismo despacho. La norma advierte de que las relaciones de hecho están prohibidas. Empero eso no ocurre.Además la fiscal tiene propuesta de destitución del PJ.

La Republica

Por: Liubomir Fernández

El artículo 41 de la Ley de la Carrera Fiscal es precisa. No puede haber vínculo de hecho entre trabajadores administrativos y fiscales del mismo despacho.

Sin embargo, la fiscal provisional anticorrupción de Puno, Verónica Blanca Cueva Chata, parece que olvidó ese detalle. La República obtuvo fotografías que probarían que Cueva mantiene una relación de pareja con su asistente fiscal, David Ruelas Pinazo. Ambos laboran en el mismo despacho. En algunas imágenes, se les aprecia tomados de la mano y, en otras, abrazados.

PUEDES VER: Los efectos de la crisis boliviana en el sur

Fuentes consultadas por el Ministerio Público revelaron que el caso también violaría el artículo 4 y 8 del Código de Ética de la institución.

El primer artículo precisa que los “fiscales (deben) preservar y mejorar el prestigio de la institución, a fin de fortalecer la confianza pública...”. Asimismo, el segundo artículo establece que “los fiscales deben cuidar su conducta social y honorabilidad personal”.

El área de Recursos Humanos, además, informó que la relación estaría dentro de la incompatibilidad fijada en el artículo 41 de la Ley de la Carrera Fiscal. No puede haber vínculo de hecho.

El abogado Arturo Valdivia consideró que la falta está acreditada. “Si bien por el vínculo de hecho no sabemos si viven bajo el mismo techo, lo cierto es que es una falta grave. Los despachos fiscales no pueden ser nidos de amor”, dijo.

Verónica Cueva Chata reconoció como suyas las imágenes mostradas, pero para ella no es ninguna prueba. Cuando se le preguntó si era normal que el asistente le tome la mano a su jefa o la mantenga abrazada, no supo responder. David Ruelas también dio su versión. Él fue más explícito. Alegó que no habla con el periodismo respecto de su vida personal y que mientras un documento no cuestione ese vínculo se mantendrá en silencio.

Sanción

Ese no es el único cuestionamiento que tiene la fiscal Verónica Blanca Cueva Chata. Fue secretaria judicial de la Corte Superior de Justicia de Puno. Contra ella pesa una suspensión preventiva y una propuesta de destitución, dispuesta por la Jefatura Suprema de Control de la Magistratura de Lima. Cueva era secretaria del Segundo Juzgado Mixto de la Corte de Puno. A su despacho, donde trabajaba ella y varios de sus colegas, presentaron una demanda de beneficios laborales. Los escritos debieron ingresar a un sistema aleatorio, pero todos ingresaron al juzgado donde laboraba Cueva. Lo lograron gracias a que hicieron una desprogramación de turnos en mesa de partes. Manipularon el sistema.

El artículo cuarto de la Ley de la Carrera Fiscal precisa que, para ejercer su función, el fiscal no debe haber sido despedido de la administración pública. Es cierto, Cuevas aún no fue destituida, pero tiene esa suspensión. ¿Ameritaba designarla como fiscal anticorrupción?

En su descargo, dijo que, mientras la sanción no este publicada, no tiene eficacia.