Caos. Los ediles y los ambulantes se enfrentaron.
Caos. Los ediles y los ambulantes se enfrentaron.

La Despensa sin condiciones para albergar a los ambulantes

Por caso Modelo. La propuesta de la MPCh no resultaría factible por ahora. El mercado ubicado en JLO no tiene adecuadas vías de acceso, el terreno no está habilitado, faltan líneas de transportes y conexiones para alcantarillado.

La República
19 Sep 2019 | 7:56 h

El mercado La Nueva Despensa Regional es una propiedad privada ubicada en el distrito de José Leonardo Ortiz y es considerada por el ayuntamiento chiclayano una alternativa para albergar a los comerciantes informales del mercado Modelo. ¿Pero tiene las condiciones para cumplir dicho fin?

Si bien la propuesta es bienvenida para contribuir al orden de la ciudad, lo cierto es que por ahora presenta limitaciones en razón de que no cuenta con adecuadas vías de acceso, no existen líneas de transporte público y el terreno no está acondicionado para ser ocupado.

PUEDES VER Desalojan comerciantes informales del Mercado Modelo de Chiclayo

La República constató esta situación en el establecimiento comercial ubicado entre las avenidas La Despensa y Chiclayo.

El regidor Orlando Puell Varas señaló que la propuesta formulada por el alcalde Marcos Gasco Arrobas resultará recién factible cuando se logre superar las dificultades con la unión de esfuerzos de la comuna chiclayana, el Gobierno Regional de Lambayeque (GRL), la Municipalidad Distrital de José Leonardo Ortiz (JLO) y el sector privado.

La situación

El 10 de setiembre de este año la Municipalidad Provincial de Chiclayo (MPCh) ejecutó el operativo para recuperar los espacios públicos en virtud a la sentencia que emitió el Segundo Juzgado Civil en el 2011 por el caso del mercado Modelo.

Fue en ese contexto que el alcalde Marcos Gasco Arrobas señaló que La Nueva Despensa Regional “es una buena alternativa para los más de 3,500 comerciantes ambulantes”.

La respuesta de los dirigentes de los informales, entre ellos José Cayao Paico, no se hizo esperar al indicar que La Nueva Despensa no tiene las condiciones para el desarrollo de las actividades de los trabajadores independientes. “Es una burla para los ambulantes”, remarcó.

La Nueva Despensa tiene una extensión de 40 hectáreas, de las cuales dos están disponibles para al menos 2,500 informales.

El propietario del mercado, Fernando Pérez Silva, a través de una comunicación telefónica dijo estar dispuesto a ceder una mayor área de manera gratuita por dos años, incluso alquilar los stands con un monto simbólico.

Cabe indicar que se verificó que la infraestructura de las vías de acceso están dañadas, mientras el terreno no está habilitado. Es decir, requiere ser pavimentado e instalarse una estructura para los puestos de venta. Además las redes secundarias para el alcantarillado no se instalaron.

“En el plazo de un mes culminaríamos dicho trabajo”, aseguró Pérez Silva.

También se observó que vehículos de servicio público (combis y colectivos) no circulan por el lugar, lo que hace difícil la accesibilidad de los posibles compradores a La Nueva Despensa.

La seguridad en el mercado no está garantizada, pues la construcción de la comisaría, una obra que es de responsabilidad de la Policía Nacional, no está lista a la fecha. “Definitivamente en estos momentos la reubicación de los informales a este mercado no resulta positivo”, remarcó Puell.

En el centro comercial también funcionan talleres de planchado y pintado de vehículos, espacios para carga y descarga de frutas, canchita de fútbol y una área denominada El Gran Chaparral, que es ocupada por los comerciantes de la avenida Salas para la venta de animales.

Cruzalegui y el informal

Mientras ayer los agentes policiales y serenos se alistaban a retirar a los ambulantes de la calle Manuel Pardo, colindante al mercado Modelo, el subgerente de la Guardia Municipal, Luis Cruzalegui, llegó a un acuerdo con los informales, pues ordenó al personal edil permitirles vender al lado de los puestos formales, situación que generó un desorden y un enfrentamiento.

Los regidores de oposición exigieron que la Tercera Fiscalía Civil tome cartas en el asunto por ser la parte demandante. “Es el municipio el que vulnera el mandato judicial. No hay principio de autoridad y el funcionario debe ser investigado”, exigió Orlando Puell.

Por su parte el gerente de Seguridad Ciudadana, Luis Miranda, aseveró que este hecho fue un lapsus del funcionario. En tanto los informales han formado un mercadillo a la altura de las calles José Pardo y Cois, sin que pueda ser controlado por el municipio.

Video Recomendado