Cañete: alcalde provincial desmiente acusaciones sobre hostigamientos a pobladores

Segundo Díaz negó estar confabulado con mafia de tráfico de terrenos. Asegura que sólo buscan desprestigiarlo por intentar recuperar botadero municipal tomado por invasores.

La República
11 M09 2019 | 23:57h


Indignado por la serie de denuncias injuriosas en su contra, el alcalde provincial de Cañete, Segundo Díaz de la Cruz, rompió su silencio y desmintió las acusaciones de cierto grupo de pobladores que lo señalan como cómplice de una supuesta mafia de tráfico de terrenos.

PUEDES VER: Teniente gobernadora integraba mafia de tráfico de terrenos

El burgomaestre, negó tajantemente la denuncia pública hecha por la presidenta de la asociación de vivienda Luz del Sol de Apurímac, Esther Saavedra Tintaya, quien dijo que la autoridad pretendía desalojar a su asociación apelando a toda clase de hostigamientos.

Según Díaz, las calumnias vertidas por Saavedra en una reciente publicación, responderían a un intento desesperado por ocupar un terreno de la municipalidad, usado por décadas como botadero de basura y que hoy pretende lotizar y vender al mejor postor.

“La señora es una persona natural y la asociación de vivienda es una persona jurídica. Resulta que la señora logra, no sé por qué intermedio, por sus artes, que el gobernador de San Vicente, en el año 2000, le haga una constancia (de posesión) sobre 200 y tantas hectáreas, pero esa misma constancia indica que existe el botadero de San Vicente de Cañete”, explica Díaz.

Asimismo, afirma que en el 2004 Saavedra habría obtenido otra constancia de posesión, esta vez del juez de paz de Quilmaná, uno de los 16 distritos que conforman la provincia de Cañete. Con esos documentos, señala el alcalde, Saavedra ocupó estos terrenos ubicados a la altura del kilómetro 151 de la antigua Panamericana Sur.

“El problema surge en el 2016, cuando ella cierra el pase a los camiones (de basura). Entonces el alcalde anterior comete el error de tumbar algunas construcciones, algunos cercos que había hecho, y ella le hace un proceso y se judicializa el caso”, comenta Díaz.

“Entonces llego yo a la alcaldía y converso con la señora, a fin de que me deje pasar, porque no tenía dónde botar la basura de San Vicente. Pero ella, en su euforia (por defender esos terrenos) me hace llegar una carta adjuntándome las constancias del 2000 y 2004. Es ahí que yo empiezo la investigación”, agrega.

Díaz de la Cruz, afirma que ambas constancias carecen de legitimidad, pero que esto no evitó que Saavedra las usara para interponer acciones de amparo y aferrarse a la posesión de los terrenos. “Pero el problema principal, radica en que esos documentos fueron hechos a una persona natural, no a una persona jurídica como es una asociación”, remarca.

El alcalde, afirma que no se detendrá en su intento por recuperar el botadero municipal, puesto que esa es la función que le compete como autoridad. También desmintió tener algún vínculo con los dirigentes de la asociación de vivienda Santa Rosa, también acusados por Saavedra.

“Ellos son personas estafadas por Saavedra, que decidieron hacer su propia asociación, pero yo no estoy con ninguna de las dos. Sí, hay familiares míos que seguramente figuran en el padrón de Luz del Sol de Apurímac, pero eso no me vincula directamente a mí”, enfatizó.

Finalmente, anunció que tomará acciones legales en aras de defender su prestigio y ejercer su autoridad. “Tengo una trayectoria intachable y sólo estoy cumpliendo mis funciones en beneficio de mi comunidad”, sentenció.


Video recomendado