Cusqueño dona riñón para salvar la vida de padre de familia en Lima

Claudia Beltran
17 May. 2019 | 13:51h

De los dos riñones donados por el paciente en Cusco, uno fue llevado al hospital Alberto Sabogal de EsSalud, en Lima. Equipos médicos de ambas ciudades se esforzaron por realizar las intervenciones quirúrgicas.

La generosidad de un donante fallecido en el Cusco permitió a los médicos del Hospital Nacional Alberto Sabogal del Seguro Social de Salud (EsSalud) realizar un nuevo trasplante renal que salvó la vida de un paciente, padre de una niña.

Diabético, con 47 años de edad y destinado a depender toda su vida de una máquina de hemodiálisis por la insuficiencia renal crónica que desde hace cinco años padecía. Esa era la vida del asegurado Miguel Hilario Llanos, natural de Lima, quien se ha convertido en receptor de un riñón donado por un ciudadano cusqueño.

PUEDES VER: En Cusco no preocupa llegada de gas de Bolivia

Para  poder vivir, normalmente Hilario Llanos era sometido a la hemodiálisis, un tratamiento médico que lo ayudaba a eliminar los desechos y sustancias tóxicas de la sangre retenidas en su organismo.

Sin embargo, la vida de Miguel Hilario cambió el pasado domingo 14 de abril, cuando supo que la familia de un ciudadano cusqueño, fallecido a consecuencia de un grave problema de salud, donó sus riñones, uno de los cuales le fue implantado por un equipo multidisciplinario del hospital Sabogal.

El órgano fue trasladado desde la ciudad de Cusco al Callao vía aérea; en tanto, el otro riñón se quedó la Ciudad Imperial para ser trasplantado a una segunda persona.

PUEDES VER: MEM confirma encargo de negociar llegada del gas boliviano al sur

En la compleja operación quirúrgica participaron los médicos Víctor Salas y Jesús Campos (ambos urólogos); el cirujano cardiovascular Miguel Pérez, los nefrólogos Juan Rodríguez y Carla Postigo; y el anestesiólogo Jesús Medina, así como enfermeras y técnicos especialistas.

Miguel Hilario se mostró agradecido con la donación y la compleja operación realizada por los médicos de EsSalud, que ahora le permite desarrollar una vida normal, sin depender de una máquina de hemodiálisis.

Por su parte, el gerente de la Red Prestacional Sabogal, Humberto Zanelli resaltó el acto humanitario de la familia del donante que desde Cusco aceptó ceder los órganos de su ser querido para salvar la vida de otras personas.