Apurímac: Soldado del Ejército ultrajó y asesinó a dos menores en Andahuaylas

Justicia popular. Pobladores de la zona intentaron hacer justicia con sus propias manos y lincharon al criminal. Policía tuvo que usar la fuerza para evitar que lo maten.

Justicia popular. Pobladores de la zona intentaron hacer justicia con sus propias manos y lincharon al criminal. Policía tuvo que usar la fuerza para evitar que lo maten.

Maribel Mamani

Apurímac. El soldado del Ejército Peruano Michael Oscco Quispe (21), quien ahora es llamado el Monstruo de Andahuaylas, confesó ser el autor del asesinato y violación a dos niñas de 10 y 11 años de edad. 

La primera víctima la raptó el 3 de mayo. Ese día la menor de iniciales M. B. L., de 11 años, fue reportada como desaparecida; luego de las investigaciones, se encontraron videos de cámaras de seguridad, en los que se ve a Michael Oscco siguiendo a la menor, cuando esta regresaba a casa luego de vender gelatinas. 

Tras una intensa búsqueda de los familiares y la policía en la avenida Lázaro Carrillo, el viernes último, hallaron las prendas de la menor y los vasos de gelatina que llevaba tirados en el piso. Al día siguiente, en el mismo sector, se toparon con la macabra escena: el cuerpo de la menor fue hallado cubierto de piedras.

Gracias a las imágenes de la cámara de seguridad, se pudo identificar al sujeto y, de inmediato, fueron a su domicilio la madrugada de ayer. Allí, su padre reconoció la foto de su hijo y manifestó que se encontraba durmiendo al interior de su vivienda. 

El asesino, que es soldado del Ejército Peruano, fue interrogado. Aunque inicialmente negó todos los hechos, luego aceptó ser la persona que seguía sigilosamente a la menor. Horas después, confesó también el crimen de otra menor desaparecida e indicó dónde la enterró.

El cuerpo de su segunda víctima, de iniciales J. R. H. (10), fue hallado ayer por la mañana en el barrio de Huayrapata. Estaba desaparecida desde el 8 de mayo. Oscco Quispe confesó también este crimen. La niña fue encontrada muerta, degollada y con signos de haber sido ultrajada, similares circunstancias a la de su primera víctima.

Justicia popular

Tras la confesión, la población quiso tomar la justicia con sus propias manos. El sujeto fue golpeado. Hasta el lugar, llegó la Policía para rescatar al confeso homicida.  

Cientos de personas enfrentaron a la Policía, exigiendo que lo suelten para hacer justicia, lanzaron piedras a la casa del sujeto y la comisaría adonde fue trasladado. Como resultado del enfrentamiento, resultaron heridos 14 efectivos del orden, además de dos detenidos

Llamado a la calma

Alcalde de Andahuaylas, Abel Gutiérrez Buezo, llamó a la calma a la población, indicando que el asesino ya está detenido. Además, pidió ayuda para financiar el proyecto de seguridad ciudadana.

Por su parte, la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, se manifestó sobre este horrendo crimen calificándolo de feminicidio. Aclaró que pedirá la máxima pena para este sujeto y que las familias ya están siendo asesoradas legal y psicológicamente.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO