Le prohibieron hablar quechua de niña pero ahora lo enseña en prestigiosa universidad

Angela Valdivia

@larepublica_pe

24 Dic 2018 | 3:01 h
La Republica

Los padres de Marisol Necochea no quisieron que ninguno de sus hijos hable quechua. Ella ahora enseña el idioma en la Universidad de Stanford. 

Cuando Marisol Necochea era niña sus padres le prohibieron hablar quechua, debido al estigma social que aún existe. Sin embargo, a pesar de la dificultad, ella llegó a aprender el idioma también conocido como ‘‘Runa Sini’’ y ahora incluso lo enseña en la Universidad de Stanford, una de las más prestigiosas en Estados Unidos

Los padres de Necochea, un granjero y una comerciante, no permitieron que ella ni sus diez hermanos aprendan a hablar quechua. Marisol Necochea, nacida en la década de los 70 en Apurímac, dijo para el portal KQED que sus progenitores le decían que no hable el idioma porque iba a confundir su español. 

PUEDES VER Niños producen cortometraje en quechua y dan valiosa enseñanza [VIDEO]

Incluso en la escuela los niños recibían castigos físicos si los atrapaban hablando quechua. Sin embargo, a pesar del deseo de sus padres, Necochea aprendió el idioma de las personas mayores que vivían en su localidad. 

‘‘Nosotros aprendimos quechua de los abuelos de nuestro pueblo que venían a ayudar a mi madre. Ellos hablaban más quechua que español’’, comentó la ahora profesora. 

Marisol Necochea se mudó al Área de la Bahía de San Francisco hace 17 años. Ella trabajó como tutora de español y vendedora hasta hace cinco años, cuando se convirtió en una profesora de quechua en la Universidad de Standford. 

Ella ha señalado que el idioma, el cual es hablado por cerca de ocho millones de personas, le permite comunicar sentimientos que no puede expresar en español o inglés. 

Los padres de Necochea la visitan cada cierta cantidad de años y solo se comunican en quechua. Ellos se sienten orgullosos de que su hija sea una profesora en una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos. Cuando ellos se tienen que despedir luego de las visitas, intercambian una frase en quechua: ‘‘Tupananchiskama’’ que quiere decir ‘‘Hasta nuestro próximo encuentro’’.