Teleféricos en Cusco y Lima vuelven a fase de estudios para seguir los pasos de Kuélap

La República
21 Abr 2018 | 13:20 h

Reinicio. En Choquequirao, componentes socioeconómicos, medioambientales y de infraestructura se evaluarán este año. Mincetur confirma que se evalúa con "prioridad" teleférico del cerro San Cristóbal. Diseños estarán para el 2019.

A más de un año de inaugurado el teleférico de Kuélap, en Amazonas, cuyas cifras de uso han “superado expectativas”, según las autoridades, resulta pertinente preguntar qué tan posible es replicar dicho sistema de transporte en otras partes del país o, en su defecto, qué tanto se está aprovechando el potencial que tiene esta iniciativa. La primera respuesta es alentadora; la segunda, no tanto.

Durante la última década, desde distintos sectores se han anunciado al menos cuatro grandes proyectos de teleféricos, dos de ellos con fines turísticos y otros dos pensados más en la movilidad de poblaciones asentadas en zonas de difícil acceso.

PUEDES VER Amazonas: el teleférico Kuélap cumple su primer aniversario

Y aunque todos ellos tienen estudios iniciados, y algunos incluso contaban con fecha probable de inauguración, lo cierto es que todavía están lejos de ser una realidad.

El caso Cusco

Una de estas iniciativas, tal vez la que generó más expectativa, es la del teleférico de Choquequirao, conocida como la “ciudad gemela de Machu Picchu”. Las primeras noticias de este proyecto se rastrean hasta 2011, cuando los gobiernos regionales de Cusco y Apurímac acordaron impulsar su construcción. Siete años después, la obra todavía no tiene fecha de inicio.

En setiembre del 2013, durante el gobierno de Ollanta Humala, el proyecto avanzó hasta tener estudios de factibilidad en el antiguo Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP). Un año más tarde, en setiembre del 2014, se verificó su viabilidad y se publicaron las bases de la licitación.

Todo este proceso, sin embargo, se suspendió en octubre del mismo año, cuando el Poder Judicial, a pedido de la municipalidad provincial de Anta (Cusco), ordenó que se paralice la intención de concesionar la obra por 20 años.

El concurso se reinició en febrero del 2015; pero, dado que las bases lo permitían, se canceló sin mayores explicaciones en mayo del mismo año. Hasta entonces, el futuro del teleférico de Choquequirao era incierto.

Características del proyecto en Choquequirao

Reinician estudios

Pero hay novedades. El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) señaló a La República que ha firmado un convenio de cooperación técnica con ProInversión, lo que permitirá elaborar un nuevo estudio que determine las características del proyecto. “La extensión, ubicación, inversión prevista, plazos de ejecución, número de cabinas, entre otros, serán determinadas una vez que el estudio en mención concluya”, precisó Alejandro Reyes Hurtado, director general de Estrategia Turística del Mincetur.

Ese estudio, que costará unos S/ 11 millones, está a cargo de Consorcio Choquequirao, empresa que se adjudicó la consultoría el 31 de enero de este año. Entre otros componentes, se deberán evaluar los aspectos culturales, medioambientales y socioeconómicos, además de la infraestructura. El diseño del proyecto debería estar listo en 2019.

Lima sin cables

En el caso de Lima, las iniciativas para construir teleféricos turísticos han estado concentradas en el cerro San Cristóbal, uno de los principales atractivos de la ciudad. Su ejecución, sin embargo, no ha sido ajena a las complicaciones del sistema de inversión pública.

La historia de uno de los proyectos, hoy cancelado de forma definitiva, data del 24 de abril del 2006, cuando la empresa Operadora de Teleféricos SAC presentó su proyecto al municipio de Lima.

La intención era “implementar un mecanismo de transporte público de pasajeros por cable carril”, que partiría del Parque de La Muralla hasta llegar a la cima del mencionado cerro.

El proyecto avanzó en sus trámites regulares hasta abril del 2008, cuando la empresa proponente se adjudicó el contrato de concesión. Recién dos años más tarde, en 2010, la Dirección de Patrimonio Histórico Colonial y Republicano, del entonces Instituto Nacional de Cultura, desaprobó la versión final porque “alteraba la fisonomía” del cerro.

El camino de esa iniciativa concluyó en enero del 2015, fecha en que la Municipalidad de Lima canceló el contrato de concesión por supuestos incumplimientos de la empresa.

La compañía negó las acusaciones e inició un arbitraje, cuyo resultado fue favorable para la comuna metropolitana. La entidad no respondió a este diario si existía posibilidad de retomar el proyecto.

Por su parte, el Mincetur confirmó que su sector está “priorizando” un proyecto que permitirá mejorar los servicios turísticos en el cerro San Cristóbal a través de un “sistema de transporte de personas por cable”.

“A la fecha hemos recibido una iniciativa privada, la cual está en evaluación. La información sobre la iniciativa tiene carácter confidencial y reservado, por lo que no podemos dar detalles por el momento”, respondió Reyes Hurtado al ser consultado por más precisiones.

Retrasos

En 2015, el gobierno de Ollanta Humala también anunció la construcción de dos teleféricos adicionales en la capital, uno de ellos en Independencia y el otro en El Agustino.

El primero de ellos buscaba unir el mencionado distrito con San Juan de Lurigancho, además de integrar el Metropolitano con la Línea 1 del Metro de Lima.

La segunda iniciativa partía del Cuartel Barbones y llegaba hasta la vía de Evitamiento a través del cerro Santa Catalina. También buscaba integrar la estación Grau de la Línea 1 del Tren con un futuro paradero de la Línea 2.

De acuerdo con información del SNIP, ambos proyectos debieron empezar a ejecutarse en 2016, de modo que estarían listos a más tardar durante el 2017. Estos plazos fueron ratificados por las autoridades de entonces. Sin embargo, ninguna de las iniciativas se entregó en concesión por falta de postores.

Sobre este punto, el Ministerio de Vivienda informó a La República que los proyectos ya salieron del ámbito de su competencia, pues han sido remitidos al Ministerio de Transportes. Voceros de esta entidad dijeron que, aunque no habría respuesta “formal”, solo podían confirmar que ambos están “paralizados”. 

Proyecto Cerro San Cristobal

En cifras

2.8 millones de limeños podrían beneficiarse con la construcción de teleféricos.

S/ 123 millones fue la inversión inicial prevista para el teleférico de Choquequirao.

US$ 8 millones iba a costar el teleférico del cerro San Cristóbal.

El teleférico de Kuélap aumentó las visitas a sitio arqueológico

El teleférico de Kuélap, el primero del país, se inauguró el 2 de marzo del 2017. El primer año de funcionamiento, según el Mincetur, ha sido “muy exitoso”. Hasta fines del año pasado se registraron 133.312 usuarios, cifra que superó las estimaciones de demanda.

Durante el 2015, a este monumento arqueológico ingresaron 36.385 visitantes. En 2017, con el teleférico, se registraron 102.905, lo que representa un crecimiento de 182%.

“El sistema de telecabinas y la visita al monumento arqueológico se han convertido en los principales impulsores del turismo en el departamento de Amazonas. Para el 2018 se espera superar los 150 mil usuarios”, informó la institución.

La idea de implementar el teleférico Kuélap tuvo un primer hito en el 2001, cuando la entidad predecesora de Proinversión buscó entregar en concesión al sector privado la ejecución del proyecto. La construcción de la obra duró aproximadamente 15 meses: inició en agosto del 2015 y culminó en noviembre del 2016.

Proyecto Choquequirao

Video Recomendado

Lazy loaded component
Lazy loaded component