Mujeres heterosexuales son las que menos orgasmos alcanzan, según estudio

Una de las causas de la brecha orgásmica sería que los encuentros sexuales heterosexuales aún giran en torno al placer masculino.

“En la penetración intensa donde el pene entra y sale de la cavidad vaginal sin ningún contacto con la vulva, las posibilidades de orgasmo son escasas”, afirma la sexóloga Cecilia Ce. Foto: El Espectador
“En la penetración intensa donde el pene entra y sale de la cavidad vaginal sin ningún contacto con la vulva, las posibilidades de orgasmo son escasas”, afirma la sexóloga Cecilia Ce. Foto: El Espectador
La República

Las desigualdades de género también se ven reflejadas en el sexo. Un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior reveló que las mujeres heterosexuales conforman la población que menos orgasmos alcanza.

Dicho informe mostró el porcentaje de orgasmos alcanzados por las personas según la orientación sexual. Mientras que los hombres heterosexuales alcanzan el orgasmo hasta en un 95% de sus encuentros, los gays en un 89% y las lesbianas en un 86%, las mujeres heterosexuales lo hacen solo en un 65%.

En tanto, el estudio señaló que las mujeres, al masturbarse, experimentan el clímax al mismo tiempo y con la misma frecuencia que sus pares. La psicóloga y sexóloga argentina Cecilia Ce declaró a Infobae que el problema de la brecha orgásmica se encuentra en los encuentros sexuales.

Existen diferentes factores que influyen en que las mujeres no alcancen el orgasmo. Foto: Difusión

“Llevamos siglos de encuentros sexuales que giran en torno al placer masculino. Existe un importante desconocimiento acerca de la anatomía femenina y sus puntos de placer, sus tiempos y forma adecuada de estimulación. Y fundamentalmente: relaciones sexuales centradas en el coito”, detalla la especialista.

Esto sucede debido a que la industria del porno y la falta de educación sexual hacen que en los encuentros sexuales se repitan patrones que están lejos de satisfacer lo que les brinda satisfacción a las mujeres.

“Los encuentros íntimos siguen una serie de pasos que transitamos rápidamente para llegar a la escena principal que consiste en el coito, es decir, la penetración pene-vagina. Luego, por lo general, cuando el hombre eyacula, el encuentro sexual se termina”, acota la sexóloga.

Sin embargo, el coito, de la forma en que se practica, replicando lo que muestran las películas pornográficas, no es el método más eficaz para el orgasmo de las mujeres. “En la penetración intensa donde el pene entra y sale de la cavidad vaginal sin ningún contacto con la vulva, sin casi contacto entre los cuerpos, las posibilidades de orgasmo son escasas”, advierte.

La experta recomienda incluir besos, caricias y enfocar más tiempo en lo que la mujer necesita para que se incrementen las posibilidades de las mujeres de experimentar un orgasmo. Asimismo, plantea que se refuerce la comunicación, pues aún suele suceder que el género femenino no toma el control de la situación sexual debido a los tabúes y estereotipos impuestos por las sociedades machistas.