Beber vino resulta saludable, afirman

Es posible afirmar que el consumo moderado del vino puede prevenir enfermedades de tipo coronario, cancerígeno, diabetes o, incluso, Alzheimer.

Aunque parezca una frase cliché decir que el vino tiene un efecto beneficioso en la salud, es cierto, varios estudios demuestran que el vino posee ciertos componentes que actúan bien en nuestro organismo.

El consumo moderado del vino y una dieta equilibrada, sea un vino tinto o blanco con 30 gramos de alcohol por día, es aconsejable salvo que exista alguna contraindicación.

La primera demostración de la seguridad en el consumo de esta bebida fue en Francia (1992), gracias al estudio de Serge Rénaud, "La paradoxe française". Con este título se pone de manifiesto como un país con riesgo cardiovascular similar al de otros países desarrollados tiene una incidencia de enfermedades cardiovasculares inferior a ellos.

El profesor Renaud llegó a la conclusión que el consumo moderado de vino reduce en un 20% el riesgo de cáncer, infarto de miocardio o accidentes vasculares cerebrales después de realizar un largo estudio durante 20 años, analizando la evolución de la salud de 34 mil personas con edades entre 40 y 60 años.

Sin embargo, Las propiedades del vino, ya fueron escritas por Hipócrates, padre de la medicina moderna, quien afirmaba que "el vino es cosa admirablemente apropiada al hombre, tanto en el estado de salud como en el de enfermedad, si se le administra oportunamente y con justa medida, según la constitución individual".

Cabe recalcar el consumo moderado, todo exceso puede provocar efectos contrarios. Hacerlo parte de la dieta tradicional puede ser muy beneficioso. Salud, entonces.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO