Tuesta renunció para evitar que consejeros lo destituyan

Plataforma_glr
23 Nov 2004 | 14:00 h

DOLOROSA DECISIÓN. Dejar la ONPE constituye un acto sumamente dificil, expreso Tuesta al despedirse de los funcionarios del organismo electoral. Haga click en la imagen para ver documento.

Consejeros

Daniel Caballero Cisneros
Abogado


Presidente del CNM. Consejero elegido por los Fiscales Supremos hasta el 28 de febrero del 2006. Ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Federico Villarreal.

Fermín Julio César Chunga Chávez.
Abogado.


Vicepresidente del CNM. Elegido por los colegios de abogados hasta el 30 de junio del 2005. Ex integrante de la Directiva del Colegio de Abogados de Lima.

Jorge Alberto Angulo Iberico
Abogado.


Elegido por los rectores de las universidades nacionales hasta el 28 de febrero del 2005. Profesor de las universidades Pedro Ruiz Gallo y Garcilaso de la Vega.

Teófilo Idrogo Delgado.
Abogado.


Elegido por los rectores de las universidades particulares hasta el 28 de febrero del 2005. Ex magistrado. Profesor de la Universidad de Trujillo y la Antenor Orrego.

Luis Jesús Flores Paredes.
Médico cirujano.


Elegido por los colegios profesionales no abogados hasta el 30 de junio del 2005. Presidente de la Federación Médica del Perú 1990-1992.

Jorge Lozada Stánbury.
Ingeniero Agrónomo.


Elegido por los gremios profesionales no abogados hasta el 30 de junio del 2005. Ex diputado y ex senador aprista, fue presidente del Congreso en 1988.

Ricardo La Hoz Lora.
Abogado.


Elegido por la Corte Suprema hasta el 28 febrero del 2006. Magistrado cesante de Lima. Es profesor de la Universidad Mayor de San Marcos y de la Católica.


EL JEFE DE LA ONPE SE HARTÓ • Se fue ante la amenaza de que el CNM lo sancione por supuesto conflicto de intereses, al haber compartido labores con su pareja • Lo indignó que consejeros digan que no es apto para el cargo que ocupó por 4 años.

Óscar Miranda.

No dejó de ser curioso. Antes de la conferencia de prensa en la ONPE se mostró un video sobre el proceso de revocatorias y una de las frases del narrador fue: "Si quieres que se vaya (el alcalde) marca el Sí. Si quieres que se quede, marca el No". Era inevitable ver la simbología. Porque los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) estaban marcando el Sí para que Tuesta se fuese de la ONPE. Pero ayer Tuesta se les adelantó y renunció.

Sin embargo, por mandato unilateral de los siete consejeros, apegados a un formalismo legal, Tuesta es el hombre que no podía irse...por el momento. Y es que debe esperar la decisión final de estos supuestos tribunos que en los próximos 15 días lo destituirían como corolario de una investigación por haber supuestamente ascendido a su pareja en el escalafón de la ONPE. Tuesta sostiene que ella ascendió por méritos propios.

La denuncia de la fujimorista Martha Moyano tuvo eco entre los consejeros del CNM.

Nadie vale para ellos

Asimismo, el hombre que dirigió las últimas ocho elecciones en el país se fue porque al declarar desierto el concurso para elegir al nuevo jefe de la ONPE, los siete consejeros le estaban diciendo que ni él ni los otros cuatro postulantes eran aptos para ejercer el cargo. Mensaje más claro, no hay. La pregunta, vistos los argumentos, es si los consejeros son aptos para ejercer el suyo.

La ojeriza contra Tuesta fue evidente desde el primer momento del proceso de calificación. Fue ostensible el trato hostil que recibió su postulación.

Se ignoró con sorprendente miopía sus pergaminos con caprichosos argumentos como sostener que porque no tradujo un título académico en alemán ¡no se podía probar que había seguido un posgrado en Alemania! En otras palabras, el título que había obtenido en Alemania le valió cero en la calificación de los supuestamente lúcidos consejeros.

En su entorno también dolió que el CNM hiciera públicas las tachas contra los candidatos –algo que nunca había hecho en los procesos de evaluación de magistrados– y, por consiguiente, difundiera la acusación de la fujimorista Moyano sobre el supuesto conflicto de intereses.

Pero el mayor síntoma de que las cosas todavía se pondrían más oscuras para Tuesta radicaba en un dato que en otras circunstancias hubiera sido banal: el presidente del comité de selección de candidatos, Fermín Chunga, cuya antipatía hacia el jefe de la ONPE es manifiesta, preside también el comité que evalúa la denuncia de Moyano. Según allegados a Tuesta, no es difícil darse cuenta del resultado que tendrá ese proceso disciplinario. Y la cosa no iba en chunga.

Por eso decidió renunciar.

Irse es morir un poco

Ayer, en la conferencia de prensa, Tuesta trataba de explicar sus sentimientos frente a la despedida. "Es una decisión muy dolorosa. Dejar la ONPE constituye un acto...", decía y entonces la garganta se le quebró de pronto. Carraspeó, bebió unos sorbos de agua y durante 13 segundos trató de recuperar sus palabras. "...Un acto sumamente difícil", pronunció lentamente. Frente a él, junto a los periodistas, un centenar de trabajadores y funcionarios lo observaba con evidente emoción y simpatía.

Antes de ello, Tuesta leyó una declaración en la que también anunció que no postularía al nuevo concurso que el CNM convocará para elegir a quien será el jefe de la ONPE a partir del 7 de diciembre.

Esta vez, quizá porque la diplomacia ya no tenía sentido, fue más duro en sus cuestionamientos. "¿Los criterios de evaluación llevan a considerar que este concurso era justo? Personalmente puedo testificar que no lo fue", criticó.

"Quienes nos evalúan ¿hasta qué punto conocen nuestro trabajo? ¿Dónde están mis cuatro años de gestión en la ONPE? Podrán decir que el reglamento no lo considera, pero ¿quiénes hacen el reglamento?", se preguntó.

Tuesta también criticó al consejero Fermín Chunga y dijo que mentía al afirmar que presentó documentos en alemán para certificar sus estudios de doctorado en la Universidad de Heidelberg.

"Presenté un conjunto de documentos, algunos de ellos ciertamente en alemán, pero no sólo en alemán", aclaró.

Por qué puede renunciar

No había pasado una hora desde la renuncia de Fernando Tuesta cuando el médico Luis Flores Paredes, consejero del CNM, salió a argumentar a los medios que aquél no podía dejar su cargo debido al proceso "disciplinario" que lleva el CNM. Horas después, en una reunión vespertina de casi dos horas, el Pleno del CNM ratificó esa posición (ver recuadro).

En la conferencia de prensa, el propio Tuesta dijo que sí podía renunciar. Por la noche, en conversación con este diario, explicó con más detalle por qué.

"La ONPE es un organismo autónomo. El Consejo Nacional de la Magistratura no es nuestro superior jerárquico. El único motivo por el que no podría renunciar es el desarrollo de un proceso electoral. Y eso no ocurre ahora", dijo.

Desde su punto de vista, la existencia de un proceso disciplinario en su contra en el CNM no puede limitar sus decisiones. "Imagínese, ¿si el CNM se demora 8 meses en resolver el caso, yo no podré renunciar en ese tiempo?", cuestionó.

La ceremonia del adiós

Las últimas horas de Fernando Tuesta en el organismo electoral transcurrieron entre la resignación y la melancolía. Por la mañana sostuvo una reunión con sus 11 gerentes. Allí se conoció que Benito Portocarrero, gerente de Información y Educación Electoral, asumiría interinamente las riendas de la ONPE.

A las 3 de la tarde Tuesta había sacado todas sus cosas de la oficina que ocupó durante tres años y 11 meses. En la conferencia de prensa había dicho: "Lo lamento por la ONPE. Lo lamento por el país".

En las horas siguientes una corriente de indignación y, al mismo tiempo, de solidaridad con Tuesta se apoderó del Congreso. Ántero Flores-Aráoz interrumpió el Pleno para que Luis Solari leyese una carta de respaldo al saliente funcionario. Flores se preguntó cómo es que alguien considerado un extraordinario profesional hace cuatro años era hoy calificado por el CNM como incompetente. La pregunta quedó flotando y no hubo tremendo consejero que la respondiera.


Consejeros rechazan carta de renuncia

Luego de una reunión vespertina de casi dos horas, el Pleno del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) no aceptó la solicitud de renuncia de Fernando Tuesta Soldevilla al cargo de jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Los siete consejeros del CNM consideraron que de acuerdo con el artículo 172 del Decreto Supremo 005-90 del reglamentó de la Ley de bases de la Carrera Administratia Pública, un servidor del Estado no puede renunciar mientras tenga un proceso disciplinario en marcha.

El 7 de octubre el CNM abrió proceso disciplinario a Tuesta por supuestamente transgredir el Código de Ética de la Función Pública al tener una relación de pareja con la ex subjefa de ONPE, Tatiana Mendieta.

Tuesta debería permanecer en la ONPE hasta el 6 de diciembre próximo, cuando vence su mandato. Desde ese día, la ONPE quedaría en manos del subjefe de esta institución, Benito Portocarrero.

"Los consejeros estamos tranquilos, Si el Congreso nos pide explicar los motivos por los que se declaró desierto el Concurso para elegir jefe de ONPE lo haremos encantados de la vida, la ley nos dice que tenemos que realizar un concurso público y no podemos elegir por aclamación de la prensa", declaró el vice presidente del CNM, Fermín Chunga Chávez.

Chunga recordó que Tuesta fue elegido en julio del 2000 con cuatro votos de los siete integrantes del CNM, de una terna que presentó el Congreso, después de la destitución de José Portillo Cambpell, el anterior jefe de ONPE.

Un poder sin límites puede caer en el abuso

El Consejo Nacional de la Magistratura es un ente autónomo que representa al Poder Judicial, al Ministerio Público y la sociedad civil, representada por los abogados, los colegios profesionales y las universidades públicas y privadas. Sus integrantes son elegidos en sufragio por un periodo de 5 años.

Tiene como atribuciones nombrar y ratificar cada siete años a los jueces y fiscales del país, en todas las instancias, además de elegir y nombrar a los jefes de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC).

Sin embargo, hay críticas a su excesivo poder, pues varias de sus decisiones, como el caso actual de la evaluación para la jefatura de la ONPE, se emiten sin expresar razón, lo que deja todo en manos del albedrío de los consejeros.

También se critica una perjudicial influencia política en sus decisiones mencionándose sobre todo el ejemplo de uno de sus integrantes, el veterano dirigente aprista Jorge Lozada Stánbury, que tiene licencia en la militancia en ese partido político.

Los consejeros rechazan la influencia partidaria en sus decisiones, que, aseguran, corresponden a su conciencia y su inteligencia, pero casos como el de la ONPE dejan muchas dudas.

En los próximos días el CNM también debe pronunciarse sobre una denuncia que podría originar la destitución de la fiscal de la Nación, Nelly Calderón, lo que dejaría al Ministerio Público acéfalo.

El CNM hasta ahora no ha podido nombrar el número suficiente de fiscales supremos titulares para que funcione la Junta de Fiscales, que elige a la Fiscal de la Nación.