EN VIVO - Boca Juniors vs. River Plate: sigue los detalles del superclásico argentino

La institucionalidad de los partidos en el Perú a un año del Bicentenario

Harold  Quispe

Víctor Raúl Haya de la Torre asume la conducción de la Asamblea Constituyente en 1978. Foto: Archivo La República.
Víctor Raúl Haya de la Torre asume la conducción de la Asamblea Constituyente en 1978. Foto: Archivo La República.

Cerca ya al 2021 diversas organizaciones parecen seguir dependiendo de personalismos para subsistir de cara a una elección. Las renovaciones van desapareciendo y los líderes políticos dejan atrás un legado para ser recordados en la historia.

Urgen cambios. Muchos partidos en el Perú han dependido —y siguen dependiendo— de personajes políticos para crecer dentro de un sistema de elecciones cada vez más reñido por la falta de decisión de los votantes.

La relación entre política y ciudadano va subsistiendo solo en la campaña y las organizaciones parecen someterse a intereses particulares con el único fin de llegar al poder teniendo así el mismo resultado todos los años.

El 2021 se acerca, y se avizora que serán 24 las organizaciones políticas (con inscripción vigente en el Jurado Nacional de Elecciones) que disputarán a sus candidatos para ocupar el sillón presidencial.

A pesar de las reformas que trata de impulsar el presidente Martín Vizcarra, la institucionalidad política en el Perú sigue siendo precaria, y el acercamiento con el otro es cada vez más difícil.

PUEDES VER Emotivo homenaje a Martín Vizcarra a un año de dejar la presidencia: “Han sido 2 años de desafíos constantes”

Para José Tello, abogado y especialista en temas electorales, el nexo entre partidos y ciudadanos se viene desgastando desde que estas asociaciones usan su inscripción como “vientres de alquiler” denotando así un bajo nivel de institucionalidad para formar buenos cuadros que sean representativos en su organización.

“En la política hay una gran falta de institucionalidad con un enorme personalismo. Es una situación muy compleja. Es un problema muy serio. Eso se debe a que los partidos hoy no son democráticos. Carecen de un nivel de democratización impresionante. Son sometidos a élites políticas y no sueltan el poder”, dijo a La República.

En efecto, partidos históricos como el Apra o el PPC han ido perdiendo vitrina, pues tras la partida de sus principales figuras (Alan García, Víctor Raúl Haya de la Torre, Armando Villanueva) y sus intentos por renovar a otras (Lourdes Flores Nano y Alberto Beingolea) no llegaron a consolidar ningún otro nombre en la democracia.

Por otro lado, la izquierda peruana (solo con 9 congresista del Frente Amplio en el Legislativo) sigue teniendo ese “eterno divisionismo” que buscan lo mismo: llegar al poder político.

“La izquierda es un caso especial. En los últimos años se ha visto muy dividida. Al extremo que muchos grupos se pelean y se siguen peleando. Lo hemos visto todo el tiempo. Hay fracciones muy recalcitrantes. La izquierda no tiene talla. Le falta mucho”, sostuvo Tello.

PUEDES VER Defensor pide que en mensaje de Vizcarra haya un “sinceramiento transversal” sobre la COVID-19

Pro otra parte, el especialista en derecho electoral, Julio César Castiglioni, agregó que en las elecciones congresales 2020 ningún partido hizo elecciones internas debido a que los candidatos “fueron elegidos por los delegados”.

Del mismo modo, otros excongresistas invitados (como Gino Costa y Alberto de Belaunde en el Partido Morado) lograron más votos que los propios militantes, demostrando así que los partidos en los últimos años “han dependido mucho de personajes políticos”.

“Ahora los partidos traen a una persona de cada departamento y eligen su lista a nivel nacional. Eso es caudillismo. Los que terminan aprobando a los candidatos son los dueños de los partidos. En el Perú existen dueños de partidos políticos. Ellos son los que imponen a sus candidatos”, explicó.

PUEDES VER Merino sobre Vizcarra: Tiene una gran oportunidad de reivindicarse sobre pedidos del Congreso

En conclusión, ahora quienes buscan incursionar en política no reciben la oportunidad (y tampoco la buscan) pues se ven limitados a ver cómo esa opción ya está “amarrada” por quienes encabezan la organización.

Los años de militancia ya dejaron de ser importantes porque ser elegido ahora, para Castiglioni, es cuestión de “ser o no ser atractivo” para el presidente de la organización.

Los partidos políticos ya no son atractivos porque la persona que quiere incursionar sabe que si ingresa no será elegido en las elecciones internas porque ya se encuentran amarrados por los dueños de los partidos. No se han generado nuevos liderazgos. Es una pena”, acotó.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacas de los temas que marcan la agenda nacional.