La mala idea de cambiar de Constitución