Lazy loaded image

Corrupción sigue siendo el segundo problema más importante del país

Percepción. Según encuesta de Proética, 62% de peruanos considera la corrupción entre los principales problemas del país, solo por debajo de la inseguridad (66%). El Congreso (76%) es percibido como la institución más corrupta, seguida del Poder Judicial (47%).

Edgar Gamboa
05 Dic 2019 | 7:16 h

Los resultados de la XI Encuesta Nacional sobre Corrupción, realizada por Proética y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), ubicaron nuevamente este problema como el segundo más importante del país, solo por detrás de la inseguridad y delincuencia, que continúa siendo el más grave, aunque con tendencia a ser desplazado.

Según dicho estudio, al que La República tuvo acceso, 62% de los encuestados mencionó a la corrupción en su respuesta a la pregunta: “¿Cuáles de los siguientes son los tres principales problemas del país en la actualidad?”, mientras que el 66% incluyó a la inseguridad ciudadana y la delincuencia.

PUEDES VER Ávalos niega haber tocado el caso de Villanueva tras reunión con el presidente en Palacio

“Les dimos opciones para responder. En comparación con la encuesta anterior (2017), la percepción sobre la corrupción creció diez puntos porcentuales, y la brecha entre este problema y la inseguridad se redujo en cuatro. Desde el 2013 esa ha sido la tendencia”, apunta el director ejecutivo de Proética, Samuel Rotta.

Hay más conciencia

Aunque los datos de la encuesta pueden resultar desalentadores, para Rotta, no es necesariamente malo que estemos reconociendo a la corrupción como algo grave. “Hay un mayor reconocimiento del problema, de que estamos ante una amenaza seria. Hay más conciencia y lo que corresponde ahora es encontrar qué hacer”, señala.

PUEDES VER Club de la Construcción: incorporan a 16 empresas como personas jurídicas en la investigación

Finalmente, Rotta destacó el crecimiento significativo que ha habido en la percepción del Congreso como la institución más corrupta, pasando de 45% en 2017 a 76% en 2019. “El caso del Congreso es un caso atípico, que se explica por el blindaje que ha habido a personajes acusados de corrupción”, acotó.