Sexo y algo más

Gabriela Wiener
11 04 2019 | 01:26h

"Solo acabando con los tabúes formaremos gente sexualmente sana y plena, y no más violadores".

Hace unos días, estalló un escándalo en España: los obispados de una localidad de Madrid y de otra localidad de Valencia estaban ofreciendo terapias reparativas de la homosexualidad disfrazadas de “cursos” para corregir la atracción hacia el mismo sexo, algo que estas personas consideran un trastorno.

Pero en este país eso es un delito, porque existe una ley contra la LGTBfobia y se han abierto ya diligencias para sancionarlos.

Hace mucho tiempo que esos métodos de la Edad Media se descartaron por ser anticientíficos, por ser un ataque contra los derechos humanos y porque, además de ser una tremenda crueldad, son ineficaces: nadie puede dejar de ser gay solo por proponérselo.

Las personas vulnerables, que en medio de una crisis vital se acercan pidiendo ayuda son manipulados para mutilar una parte de sí mismos y de su identidad en nombre de la moral religiosa. Pero pasado el efecto del opio está probado que a la larga esos intentos forzados de encajar en la masculinidad dominante y en la sexualidad heteronormada solo traen más infelicidad. A muchos gays les llevan a reprimir su orientación y a casarse con una mujer como si eso fuera a arreglarlo todo.

Las consecuencias, claro, son funestas para esa mujer también y para esos hijos, a quienes probablemente también les jodan la vida. Y aquí en Perú se hace lo mismo impunemente. Es lo que está detrás de las amenazas a la educación sexual integral en los colegios. Pero ayer a los conservadores les ha salido –nunca mejor dicho– el tiro por la culata.

Gracias a ellos por permitirme poner este titular, gracias por empujar ese trending tópic, que acaba siendo un reclamo masivo por más educación y más libertad sexual. Solo acabando con los tabúes formaremos gente sexualmente sana y plena, y no más violadores. El sexo anal no es contranatura, es natura pura, rico, y lo practica tu madre, tu padre, tu hermano gay y tu 
prima lesbiana