RMP: "Lo de Alan fue un disparate; mientras, el Congreso redujo penas al lavado de activos"

6 Dic 2018 | 11:20 h

Rosa María Palacios dio a entender que el escándalo que se armó en casa de Alan García por un supuesto chuponeo solo buscó distraer la atención de lo que pasaba en el Congreso: aprobaron ley para reducir penas por lavado de activos.

 

En la edición de Sin Guión de hoy, Rosa María Palacios calificó de ‘disparate’ el escándalo que se armó ayer en los exteriores de la vivienda de Alan García, quien denunció que lo estaban ‘chuponeando’ desde un vehículo del Estado.

La conductora refirió que es muy poco probable que se trate de una interceptación telefónica debido a la forma en cómo se han encontrado los aparatos. “Ni el más ‘burro’ de los policías se pone a chuponear en la puerta de la casa del chuponeado. Es todo ridículo”, afirmó.

PUEDES VER Martín Vizcarra anuncia que observará PL que beneficia a Keiko Fujimori y Alan García

Rosa María Palacios consideró que los apristas han utilizado la situación para victimizarse. “Ni hay golpe de Estado, ni los están persiguiendo políticamente, ni los están chuponeando”, enfatizó.

La conductora dio a entender que esta escena fue utilizada para distraer la atención de lo que estaba ocurriendo en el Congreso, en donde el fujimorismo y el aprismo aprobaron una ley para tener penas más bajas en el delito de lavado de activos.

Según explicó, el resultado final de esta norma es que cuando el lavado de activos se produzca dentro de un partido político, las penas sean la mitad de lo que son hoy. Además, se aplica la retroactividad benigna: para cuando se dicte sentencia por los procesos que se están llevando a cabo, probablemente éstos ya hayan prescrito.

PUEDES VER Alan García: explican que vehículo en exteriores de su casa monitoreaba imágenes

En ese sentido, dejó muy claro que hay una diferencia sustancial entre lavado de activos y financiamiento ilícito de campañas. El primero ya está tipificado en el código penal, el segundo no.

Se refirió al caso de Keiko Fujimori, quien, aclaró, está presa no por haber sido declarada culpable, sino por obstaculizar a la justicia. “Si ellos estuviesen seguros de que la procedencia del dinero no viene de un delito, no tienen nada de qué preocuparse, no tienen urgencia de promover esta ley. ¿Por qué? Porque la fiscalía no tendrá cómo probar que Fujimori y sus allegados conocían el origen ilícito de ese dinero. No es Odebrecht lo que les preocupa, les preocupa que les descubran que ellos sí sabían de la procedencia ilícita de ese dinero”, enfatizó.

La abogada también se pronunció sobre el caso de Edwin Oviedo, de quien dijo, ha incurrido en tráfico de influencias. “¿Puede el presidente de la Federación Peruana de Fútbol hacerle favorcitos a un magistrado de la Corte Suprema? No, porque el señor Oviedo está siendo procesado en el Poder Judicial”, sentenció.

 

CONTINÚA
LEYENDO