LR Sur

LR Sur

La República
Las notas que llevan el crédito "LR Sur" son creadas por periodistas de la sede regional sur del diario La República bajo la supervisión de un coordinador o editor.

No hay mal que por bien no venga

Las sorpresivas medidas de marzo de 2020, obligaron a las empresas a desarrollar de manera inmediata, sistemas tecnológicos, especialmente de comunicación, con sus colaboradores y clientes.

Patricio Quintanilla Rector U. La Salle

Estamos soportando una terrible pandemia, con grave impacto en la salud pública y en muchas familias que han tenido la desgracia de perder a una persona cercana. Las medidas precautorias tomadas en consecuencia, han llevado a una paralización en el año 2020 y con algunos visos de recuperación en el actual. Se afectó el ingreso y calidad de vida de muchas familias, y fue parcialmente atenuado por medidas fiscales dirigidas al segmento más vulnerable de la población.

En este contexto, ¿tiene sentido el titular de esta columna? Creemos que sí, que podemos encontrar algunas consecuencias positivas de la pandemia.

En las empresas

Las sorpresivas medidas de marzo de 2020, obligaron a las empresas a desarrollar de manera inmediata, sistemas tecnológicos, especialmente de comunicación, con sus colaboradores y clientes. Esto tenía que llegar de todas maneras, pero se aceleraron los procesos, mejorando en muchos casos, la eficiencia y eficacia de los mismos, apoyando a un incremento de la productividad y competitividad.

Se desarrollaron sistemas de comercio por delivery, evitando que el consumidor se desplace hasta el punto de venta, lo que se dio por supuesto en alimentos y medicinas, pero también en productos generales ofrecidos por las tiendas por departamento. Es muy probable que esto haya llegado para quedarse.

Como consecuencia del punto anterior, se han creado puestos de trabajo a muchos jóvenes relacionados a la entrega de bienes a domicilio, ya sea contratados por la propia empresa comercial o por empresas de servicios, dedicadas expresamente a ello.

En la educación

Es cierto que el mayor impacto ha sido negativo, pero en algunos casos, especialmente en educación superior, ha permitido que los jóvenes puedan desarrollar otras actividades, como por ejemplo laborar, además de sus estudios.

En el caso de jóvenes residentes fuera de la ubicación de su centro de estudios, es posible que permanezcan con la familia y ahorrar los costos que significa desplazarse y residir en otra ciudad; esto es significativo, especialmente en situaciones de pérdida parcial de sus ingresos.

El próximo paso es el acercamiento paulatino a la educación presencial, especialmente en los casos en que la formación requiera el uso de laboratorios y equipos, que no es posible se realicen de manera virtual; por supuesto esto obliga a cumplir todos los protocolos sanitarios, dispuestos por las autoridades de salud y educación, para evitar situaciones de riesgo para docentes y alumnos.

Conclusión

Las condiciones anteriores y actuales son muy complejas, pero el mensaje es que identifiquemos los aspectos positivos, por pequeños que sean y tratemos de aprovecharlos en la medida que sea posible. v