Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso). @lamenstruante lucia.solis@glr.pe

Más columnas

Lucia Solis

Mujeres en medios y al centro16 Set 2021 | 6:22 h

Lucia Solis

Ciudadanas por la igualdad09 Set 2021 | 5:15 h

Lucia Solis

Espectáculo y misoginia II02 Set 2021 | 5:44 h

Lucia Solis

Espectáculo y misoginia26 Ago 2021 | 3:26 h

Derechos en peligro

“El enfoque de género es un derecho de niñas, niños y adolescentes para construir una sociedad más igualitaria”.

Es preocupante la concepción equivocada y testaruda que muestran los dos candidatos a la segunda vuelta sobre lo que significa el enfoque de género. Mientras que Fujimori despotrica contra esa ’'ideología’' y promete una educación basada “en valores’', Castillo habla siempre en masculino: “los hombres”, y solo cambia para hablar de la “familia” compuesta por “madres y padres”. Como si no existieran otras.

Lo que no quieren entender ambos es que el enfoque de género, norma dentro del currículo escolar, es un derecho de niñas, niños y adolescentes que sirve para construir una sociedad más igualitaria sin estereotipos, identificando la violencia para prevenirla, construyendo personas tolerantes y respetuosas de las diversidades, que comprenden su sexualidad y defienden su autonomía. Todo ello configura la perspectiva de género, una herramienta para evitar violaciones, acoso, feminicidios.

Porque de nada sirven las tablets entregadas si la educación solo sirve para legitimar discursos machistas que tantas generaciones de peruanas y peruanos hemos recibido. Con todo esto, la llegada al bicentenario de la República coincidirá con un momento peligroso para el avance de derechos fundamentales. Fujimori está en contra de la libre agencia de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y el matrimonio igualitario como tal, y Pedro Castillo cree que el enfoque de género es un tema a debatir, ignorando que ya es una norma. Ni hablar de la identidad de género, cuestión fundamental para la comunidad trans sobre la que ninguno se ha pronunciado.

Con esto, preguntémonos: ¿qué candidatx estaría más dispuesto a ceder? Y tengamos claro: un país que no plantea como prioridad garantizar que la perspectiva de género sea aplicada en las escuelas, que no acepta la diversidad de identidades y orientaciones y que no respeta la autonomía sobre nuestros cuerpos no es independiente y soberano, sino que sigue sometido al lobby más cruel de los antiderechos, es un país sin derechos ni libertad.