Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo
Economista de la U. del Pacífico –profesor desde 1986– y Máster de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, Harvard. En el oficio de periodista desde hace más de cuatro décadas, con varios despidos en la mochila tras dirigir y conducir programas en diarios, tv y radio. Dirige RTV, preside Ipys, le gusta el teatro, ante todo, hincha de Alianza Lima.

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

Con una gran simpatía por el desorden 26 Oct 2021 | 9:42 h

Augusto Álvarez Rodrich.

La confianza tomando dos clonazepam25 Oct 2021 | 6:57 h

Augusto Álvarez Rodrich.

El Gobierno debe empezar a gobernar ya 24 Oct 2021 | 10:29 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Países que optan por el suicidio 23 Oct 2021 | 10:05 h

Anatomía del voto anti fujimorista

En 2021 también decidiría al ganador y podría ser Keiko.

El antifujimorismo volvería a decidir en 2021, como desde hace varias elecciones, al próximo presidente, y lo paradójico es que, en esta elección singular por la pandemia, podría inclinarse por Keiko Fujimori, mientras la distancia que le tenía Pedro Castillo se sigue acortando en IEP, Ipsos y Datum.

El antifujimorismo votó en 2011 por un izquierdista como Ollanta Humala para que no gane Keiko Fujimori, y en 2016 votó por un derechista como Pedro Pablo Kuczynski también para que no gane Keiko Fujimori.

Pero esas elecciones fueron fáciles de decidir para los antifujimoristas. La segunda vuelta 2021 –la tercera consecutiva en la que participa Keiko Fujimori–, en cambio, es más compleja para los antifujimoristas porque quien ahora compite contra ella es Pedro Castillo, cuyo ultraizquierdismo significa otra mochila bastante pesada.

El antifujimorismo es un sector político no organizado que se agrupa de manera informal y con un carácter temporal, cuando se presenta la oportunidad, y en el que coinciden personas de pensamiento muy distinto, de izquierda, derecha y centro, pero ahí no abundan DBA o ultraizquierdistas.

Asimismo, hay una diferencia que se ha observado en esta elección: según Datum, quienes se consideran antifujimoristas son el 28%, mientras que el antivoto por Keiko Fujimori –los que dicen que definitivamente no votarían por ella– eran el 72% en febrero 2021 por el recuerdo de su actuación antidemocrática en el último lustro político, y se han reducido ahora al 50% solo porque compite contra Castillo.

Las tendencias de la intención de voto de esta segunda vuelta, como en la encuesta Datum del viernes, señalan que hay un voto blanco/viciado de 12% e indeciso de 11% que se mantiene inalterado en la última quincena.

La mayoría de este sector son antifujimoristas que tienen gran distancia con la posición radical de Castillo, pero no se animan por votar por Fujimori por el enorme rechazo que les genera.

Quien capte la preferencia de este sector ganará el 6 de junio, y no se puede descartar que Keiko Fujimori sea a quien este año prefiera el antifujimorista, lo que dependerá de las garantías que ella ofrezca de que no sería lo que aún preocupa que podría ser si gana.

Newsletter Augusto Álvarez Rodrich en LR

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu correo electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.