Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre

Más columnas

Sonaly Tuesta

El abrazo a la madre agua17 Abr 2021 | 6:06 h

Sonaly Tuesta

Mi Perú10 Abr 2021 | 5:17 h

Sonaly Tuesta

Nuestra Semana Santa27 Mar 2021 | 5:11 h

Sonaly Tuesta

Estela Casanto Mauricio20 Mar 2021 | 11:58 h

Violeta Quispe Yupari

“Violeta Quispe Yupari piensa en comunidad, en equipo, en el pasado y en el presente. En ese futuro que está construyendo al lado de su madre, doña Gaudencia Yupari...”.

“Siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente” (Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll).

Violeta Quispe Yupari (30) extrajo las flores de sus Tablas de Sarhua y las pintó sobre la tela creando una mascarilla. Dejó que el pincel la guíe y las líneas se hicieron cómplices dibujando el sombrero verde y la blusa morada de la mujer sarhuina.

El nuevo soporte ha potenciado su arte y lo ha democratizado con un sello humano, real y actual, urgente: su discurso descarnado en contra de la violencia machista. “Ya no callaremos más, las mujeres andinas también nos estamos levantando”, sentencia con imperturbable seguridad, la de una campesina migrante que aprendió el saber de su pueblo y el de la ciudad casi al mismo tiempo.

En su taller creativo. En esa viga que sostiene la casa y la relación de madre e hija, Violeta destaca sus creaciones y focaliza a las mujeres violentadas, esterilizadas a la fuerza, ninguneadas, estigmatizadas. Les pone colores simbólicos y las reivindica entre flores de un jardín pintado de arcoíris.

El objetivo claro: lograr que sus herencias creativas promuevan transformaciones educativas que abran oportunidades para todas. Que sean los saberes ancestrales esas fuentes de desarrollo que necesitan los pueblos. Violeta piensa en comunidad, en equipo, en el pasado y en el presente. En ese futuro que está construyendo al lado de su madre, doña Gaudencia Yupari, integrante de la primera generación de pintoras autodidactas de Sarhua (Ayacucho).

Esta dualidad familiar ha permitido que ella se convierta en activista y sean sus obras (en tela o en tabla) un testimonio de vida y que enfatizan emblemas claves a favor de la mujer y la no violencia, de denunciar en lugar de callar, de aprender y seguir educando para que la situación actual de muchas mujeres cambie y sean ellas (por fin) las que decidan el camino por donde quieren seguir.