Patricia Montero

Patricia Montero

Palabra de Montero

Más del columnista

Patricia Montero

La violencia que soportamosMiercoles 25 Nov 2020 | 7:52 h

Patricia Montero

Generación del BicentenarioMiercoles 18 Nov 2020 | 10:43 h

Patricia Montero

Comparaciones odiosas y falsasMiercoles 11 Nov 2020 | 10:04 h

Patricia Montero

Sigue la zozobraMiercoles 04 Nov 2020 | 10:35 h

Que se sepa la verdad

“Entre 1984 y 1998 ocurrieron 5.048 violaciones sexuales durante el conflicto armado, el 83% de violadores fueron agentes del estado y 11% terroristas”.

“Cuando desperté me dolía todo… estaba desnuda. Entró un soldado y le pregunté: ¿qué me ha pasado? Me dijo: ¿eres o te haces? Todos los soldados han pasado por ti”. “Entraron tres y me violaron. Les pedí que me mataran, les suplicaba. Ellos decían que me gustaba”. “Me empezó a decir perra, ahora si vas a hablar terruca. Como yo no era terruca empecé a llorar y gritar, entonces me colgó ese primer militar y me violó”.

Entre 1984 y 1998 ocurrieron 5.048 violaciones sexuales durante el conflicto armado, el 83% de violadores fueron agentes del estado y 11% terroristas. En Manta, Huancavelica, por aquellos años, 32 niños fueron registrados como hijos de militares. La mayoría de las abusadas tenían entre 14 y 16 años, eran pobres y quechuahablantes. Producto de los reiterados abusos quedaron embarazadas.

A fines de julio se retomó el juicio oral a los 14 exmilitares autores de estos crímenes en Manta. Las audiencias, debido a estos tiempos de emergencia, se realizan de manera virtual y existe una intensa campaña de organizaciones de derechos humanos para que sean públicas. Los abogados de los acusados intentan que el juicio sea privado pese a que en 2019 la Sala Penal Nacional ya había decidido lo contrario.

Se trata pues de un caso emblemático, el segundo juicio en Latinoamérica que considera la violencia sexual como un crimen de lesa humanidad. Las 9 víctimas que son parte del proceso darán sus testimonios en reserva para no ser revictimizadas, pero es su deseo que el país escuché el interrogatorio a sus victimarios, que se sepa lo que pasaron y sufrieron. Llevan más de 30 años esperando no solo justicia, también la verdad.