Humberto Campodónico

Humberto Campodónico

Cristal de mira

Más del columnista

Humberto Campodónico

Después del periodo neoliberal, ¿qué?Miercoles 16 Sep 2020 | 10:12 h

Humberto Campodónico

La tenaza de WashingtonMiercoles 09 Sep 2020 | 14:34 h

Humberto Campodónico

Pensiones: del mercantilismo a la reformaMiercoles 02 Sep 2020 | 14:32 h

Humberto Campodónico

Pensiones: Pensar fuera de la cajaDomingo 30 Ago 2020 | 19:11 h

Después del periodo neoliberal, ¿qué?

“La propuesta del consenso no es exclusiva ni excluyente y busca llegar a amplios sectores de la academia, la sociedad civil y la población. Para superar...”.

Una de las discusiones centrales de cara a las próximas elecciones –ahora que abortó el golpe, lo que se corrobora con la no censura a la ministra de Economía– tendrá que ver con el régimen económico que se instaló en 1990 y ya lleva 30 años.

Lo sucedido en los últimos meses con diferentes leyes del Congreso, algunas aprobadas y otras no, prueba que la ciudadanía está descontenta con “su” economía: ha habido bonanza macroeconómica y malestar microeconómico, como dijo Jurgen Schuldt, ya en el 2005. Y decimos “hubo” porque la bonanza terminó en el 2014, cuando se cayeron los precios de las materias primas y pasamos a tener magros y crecimientos de solo el 2 % anual.

El descontento no es solo peruano ni latinoamericano. Hace poco, la revista The Economist dijo que era momento de repensar toda la teoría económica (25/7/20). En especial, toca dar de baja de manera definitiva al Consenso de Washington –oficialmente nacido en 1990– y sustituirlo por un nuevo enfoque.

Aquí queremos ocuparnos del Consenso latinoamericano 2020, una nueva visión para la era post-COVID-19, lanzado en julio pasado. Dice de manera explícita que, al contrario de lo que pensaban sus impulsores, “el CW –a quien se le reconoce como efecto positivo la estabilidad macro, inflación baja y cuentas fiscales sostenibles– no generó un mayor ritmo de crecimiento económico, sino más bien una pérdida de competitividad internacional y una desindustrialización prematura de la mayoría de las economías de la región” (1).

Una de las causas de este fracaso (que ahora golpea a Chile, país que con Pinochet inició la era neoliberal y donde habrá pronto referéndum constitucional) es su “economicismo”: los problemas económicos se resuelven solo… “dentro de la esfera económica”.

O sea: la economía tiene leyes propias que la desvinculan de la sociedad y del Estado, que tienen que “adecuarse” a las “leyes del mercado” que, por definición, sabe “asignar mejor los recursos económicos”. Y ya sabemos adónde llegamos: oligopolios bancarios, industriales, farmacias, AFP, no hay reforma del servicio civil del Estado, escasa inversión en salud y educación que, hoy, ha permitido que nos azote el COVID-19.

Para el Consenso LA 2020, la vida en democracia tiene un inmenso valor y que la heterogeneidad social y la desigualdad económica hacen necesario un vasto esfuerzo del Estado y la sociedad para reducirlas. El proceso no es rápido, pero hay que persistir. El enfoque es radicalmente distinto del CW: la economía convive con el Estado y la sociedad, no le impone sus leyes desde afuera.

El Consenso LA 2020 apunta a poner en el centro del desarrollo a la equidad y, por tanto, a las políticas sociales, de educación y salud, necesarias para romper las inmensas desigualdades, que son las principales debilidades de América Latina. El segundo punto es revertir la tendencia desindustrializante (que genera informalidad) y poner en marcha las políticas de desarrollo productivo más activas con un gran énfasis en ciencia y tecnología.

Pero no se queda allí. En sus 18 propuestas, está luchar contra las desigualdades de género y las que afectan a los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como ampliar el sistema de protección social para dar adecuada cobertura en salud, educación y pensiones para la vejez.

La propuesta del consenso no es exclusiva ni excluyente y busca llegar a amplios sectores de la academia, la sociedad civil y la población. Para superar la pandemia y evitar una nueva década perdida necesitamos una nueva visión con rumbo y objetivos claros. Las elecciones al 2021 son el momento para esta discusión, sobre todo ahora que “la pandemia cierra el periodo neoliberal” (Bruno Seminario).

1) José Antonio Ocampo, Stephany Griffith Jones, Lourdes Casanova, Ramón Casilda, Lucía Sala, Roberto Frenkel y el suscrito son algunos de los impulsores. Ver el texto completo en:

http://americo.usal.es/iberoame/?q=http%3A//americo.usal.es/iberoame/sites/default/files/Consenso%20Latinoamericano%202020.pdf