Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador

Más columnas

Mirko Lauer

Adiós lamentable Congreso 16 May 2021 | 4:20 h

Mirko Lauer

Fotocheck político de mayo 15 May 2021 | 6:16 h

Mirko Lauer

Carta de José Ignacio López Soria14 May 2021 | 4:54 h

Mirko Lauer

Activos & pasivos13 May 2021 | 6:25 h

No es una carrera de caballos

“Así como es un despropósito alegrarnos porque en algún otro país el problema es más grave que aquí, también lo es sacar conclusiones apuradas sobre lo mal que nos va a los peruanos en este momento”.

¿Hay una competencia entre países por obtener los mejores resultados contra la pandemia? No realmente, pero hay a quienes les cuesta evitar la mirada deportiva. Después de todo, a unos les va mejor que a otros, aun entre los que aplican una misma política. Salvo, quizás, Nueva Zelanda, todavía no hay verdaderos ganadores en esta historia.

Las situaciones son variadas, y muy variables. La norma general es que optar por la cuarentena da mejor resultado que simplemente ignorar la pandemia. Los EE. UU. y Brasil son ejemplos de esto último. Sin embargo hay países donde los buenos efectos del confinamiento vienen demorando más que en otros, como viene sucediendo en el Perú.

Suecia fue celebrada durante varias semanas por lograr mantenerse esencialmente incontaminada sin recurrir a la cuarentena, algo que se atribuyó al carácter retraído de su gente y a su sistema social. Ahora es el país más contaminado del espacio escandinavo, con el tipo de problemas pandémicos que el resto del mundo conoce.

Los factores que determinan la virulencia del Covid-19 en los diversos países y comunidades son numerosos y variados, y estamos lejos de conocerlos a todos. Hay las explicaciones sociales, las genéticas, las demográficas, las geográficas, y media docena más. Los científicos siguen buscando el sentido de las rutas del contagio.

En el caso peruano, hoy rezagado en una hipotética carrera latinoamericana hacia las soluciones, sin duda pesan mucho la paupérrima infraestructura de salud pública y el hacinamiento producido por una intensa informalidad. Algunos le suman la ineficacia del aparato estatal en sus diversos niveles de responsabilidad.

En realidad el único rezago que tiene algún sentido considerar es frente a las tareas de esta hora, en que infecciones y muertes dan la impresión de que no van a cejar pronto. Hay países que han avanzado mucho y a buen ritmo, que luego han tenido que enfrentar rebrotes, como viene sucediendo en el vecino Chile.

Así como es un despropósito alegrarnos porque en algún otro país el problema es más grave que aquí, también lo es sacar conclusiones apuradas sobre lo mal que nos va a los peruanos en este momento, o incluso alegrarse por ello, como parece sucederle a algunos.