SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD EN LÍNEA - incrementan denuncias, pero no hay responsables

Así fue el enfrentamiento entre judíos ortodoxos y la Policía en el monte Merón en Israel

Decenas de fieles desafiaron las barreras policiales para celebrar la fiesta de Lag Ba’omer, que el año pasado cobró la vida de al menos 45 personas en una estampida.

Judíos ortodoxos durante el peregrinaje en el Monte Merón en Israel. Foto: EFE
Judíos ortodoxos durante el peregrinaje en el Monte Merón en Israel. Foto: EFE
Agencia  Europa Press

Decenas de fieles judíos ortodoxos han roto el jueves 19 de mayo las barreras policiales israelíes en el monte Merón, cuando realizaban la peregrinación de la fiesta religiosa judía de Lag Baomer, en el norte de Israel.

La Policía israelí había tratado de evitar este tipo de enfrentamientos porque hace un año, en la misma festividad, una estampida en monte Merón dejó al menos 45 muertos y más de 150 heridos, según recogieron entonces los medios locales.

Lazy loaded component

El viceministro de Asuntos Religiosos, Matan Kahana, ha acusado a “grupos de fanáticos extremistas” de sabotear intencionadamente la celebración y ha mostrado su apoyo a la actuación de la Policía, que pretendía “proteger vidas”, según ha informado The Times of Israel.

PUEDES VER: Israel ataca el funeral de la periodista Shereen Abu Aqleh en Jerusalén

“Los agentes han rescatado a las mujeres y los niños del monumento y están trabajando para evitar una estampida y un riesgo para la vida”, ha explicado la Policía, que luego agregó que, por el momento, “se ha interrumpido todo el servicio de autobuses a la montaña y se ha pedido a los fieles que no intenten acercarse al lugar”.

En este sentido, el ministro de Seguridad Pública, Omer Barlev, ha dicho en un comunicado que los “grupos de extremistas ultraortodoxos se comportaron de forma violenta y salvaje” en Merón y ha apoyado la decisión de las autoridades de poner fin anticipadamente al evento.

Los disturbios, pese a que este año la Policía restringió la entrada al lugar a 16.000 personas, se han producido justo antes de un evento conmemorativo estatal que estaba previsto para recordar a las víctimas de la mortal estampida del año pasado.