SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD EN LÍNEA - incrementan denuncias, pero no hay responsables

¿Cómo se trató el brote de viruela del mono que se detectó en EE. UU. en 2003?

Hace 19 años, la llegada de animales provenientes de África originó un brote en Estados Unidos que pudo ser controlado. Este antecedente pudo marcar una premisa para el estudio de esta enfermedad.

Hubo un brote de viruela del mono en 2003 que logró ser erradicado. Foto: composición/ La Vanguardia/ Bavarian Nordic
Hubo un brote de viruela del mono en 2003 que logró ser erradicado. Foto: composición/ La Vanguardia/ Bavarian Nordic
Arantxa Pozo

Un nuevo brote de viruela del mono ha sido reportado por varios países de Norteamérica y Europa. La enfermedad ha puesto en alarma al mundo entero. En algunas naciones, como Perú, ya se activaron alertas sanitarias para prevenir la propagación del virus de la familia poxviridae. No obstante, esta no es la primera vez que la infección se extiende a lo largo del planeta.

En 2003, el envío de algunos animales provenientes de Ghana a los Estados Unidos introdujo un brote de viruela del mono al país norteamericano.

Esta remesa contenía mamíferos, entre ellos, roedores que convivieron en una granja con otro tipo de especies que luego fueron vendidas como mascotas. Todas las personas infectadas en aquel brote habían tenido contacto con estos animales. Sin embargo, no se produjeron contagios de persona a persona.

Un dato importante a resaltar es que, en aquel entonces, el grueso de pacientes infectados con viruela del mono eran mujeres. No obstante, en este nuevo brote, la situación se ha revertido y, en la mayoría de cuadros, los infectados han sido varones. De esta cifra, solo 14 fueron hospitalizados y tampoco hubo fallecidos.

PUEDES VER: Francia y Alemania confirman primeros casos de viruela del mono

En aquella ocasión, fueron reportados 47 casos, según un estudio de Oxford Academy, en donde se llevó a cabo el seguimiento y monitoreo de todos los pacientes que presentaron, en su mayoría, altas fiebres, síntomas gastrointestinales y dificultades respiratorias.

El brote pudo ser prevenido en una rápida acción conjunta entre el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y los departamentos de salud pública de los estados afectados, Chicago, Michigan e Ilinois.

Las medidas tomadas incluyeron extensas pruebas de laboratorio y el empleo de la vacuna y los tratamientos, como los antivirales y la inmunoglobulina vaccinia, contra la viruela. Asimismo, se adoptaron nuevas prohibiciones para la venta y tráfico de animales en Estados Unidos, lo que ayudó a evitar la aparición de nuevos casos.

PUEDES VER: España se convierte en el país europeo con más casos de viruela no humana fuera de África

“Existen dos cepas: una del Valle del Congo más virulenta y que puede saltar de persona a persona hasta en seis ocasiones; y otra de África occidental, en la que apenas hay transmisión de humano a humano y sus síntomas son más leves. La que llegó a Estados Unidos fue la segunda”, explicó Anne Laudisoit, bióloga belga de la Universidad de Kisangani.

Si bien la cepa presentada en 2003 en Estados Unidos no generó el interés en los organismos de salud para crear una vacuna específica contra la viruela del mono, sí abrió la puerta para una nueva investigación sobre la propagación y el origen del virus en algunas zonas de África central, lo que llevó incluso a un equipo del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades hasta Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, para estudiar a profundidad el virus.

Viruela del mono: ¿Qué es y cuáles son los síntomas?

La viruela del mono es una enfermedad transmitida principalmente de los animales a los humanos y se contagia por contacto con una persona infectada a través de los fluidos corporales. Sin embargo, la enfermedad es leve y su periodo de recuperación oscila entre dos a cuatro semanas.

Los síntomas son los siguientes:

Síntomas de la viruela del mono, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Erupción: comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo y pueden causar mucha picazón o dolor.
  • Dolores musculares
  • Dolor de espalda
  • Escalofríos
  • Agotamiento
  • Ganglios linfáticos inflamados (linfadenopatía).