LO ÚLTIMO - Fallece la actriz y cantante Olivia Newton-John, la protagonista de “Grease”, a los 73 años LO ÚLTIMO - Comisión de Ética declara procedente denuncia contra el congresista Freddy Díaz por presunta violación sexual

Qué fue de Gary Plauché, el hombre que mató al abusador de su hijo frente a cámaras de TV

El asesinato ocurrió en un aeropuerto cuando el violador era trasladado por la Policía. El padre de la víctima se camufló, sacó un arma y le disparó. Todo ocurrió en 1984.

Gary Plauché, el hombre que mató al abusador de su hijo frente a una cámara de televisión. Foto: captura – La Nación
Gary Plauché, el hombre que mató al abusador de su hijo frente a una cámara de televisión. Foto: captura – La Nación
Síguenos en Google News
Mundo LR

Jody Plauché, de 11 años, fue secuestrado por su profesor de Karate, Jeffred Doucet. El hombre lo llevó desde Luisiana hasta un hotel en California, donde abusó de él. En un descuido, la víctima logró llamar a su madre y pudo ser rescatado. Todo ocurrió en 1984.

Sin embargo, la terrible historia tuvo un trágico final ya que Gary Plauché, padre del niño, hizo justicia por sus propias manos y mató al abusador ni bien llegó al aeropuerto en Luisiana, donde era entregado en custodia de la Policía frente a las cámaras del canal local de televisión WBRZ-TV, las cuales registraron el crimen.

PUEDES VER: Joe Biden anuncia que el Ejército de EE. UU. mató al líder del Estado Islámico en Siria

Los oficiales no se percataron de que el padre de la víctima estaba cerca de ellos, camuflado con una gorra y anteojos de sol. Sin dudarlo, sacó un arma y le disparó en la cabeza al profesor de 25 años. El incidente fue captado por las cámaras de televisión.

Incrédulos, los agentes lo redujeron mientras le hacían una pregunta que quedó grabada para siempre en la mente del pequeño Jody y que, posteriormente, dio nombre a su libro autobiográfico: “¿Por qué, Gary, por qué?”. En ese texto, busca respuestas a las preguntas sobre lo que ocurrió.

Tras recibir el disparo en la cabeza, el abusador quedó en coma y murió al día siguiente. Por su parte, Gary estuvo pocos días en la cárcel y se decidió su libertad condicional a través de una sentencia suspendida por homicidio involuntario. También se le ordenó que realice tareas comunitarias.

Jody Plauché fue secuestrado y abusado por su profesor de karate, Jeffred Doucet. Foto: difusión

PUEDES VER: Quién era Al Qurashi, el líder del Estado Islámico que fue abatido por EE. UU. en Siria

En esa época, era difícil de imaginar que podía suceder algo distinto con el padre, ya que contaba con el apoyo de la sociedad estadounidense por lo que hizo.

Leon Gary Plauché nació el 10 de noviembre de 1945 en Baton Rouge. Sirvió en la Fuerza Aérea, donde obtuvo el rango de sargento de Estado Mayor. Tras dejar el ejército, se convirtió en vendedor de electrodomésticos y trabajó como camarógrafo para un canal de noticias local.

¿Qué ocurrió con Jody Plauché?

Cuatro décadas después, la víctima habló para el medio inglés The Sun sobre el episodio de abuso que quedó grabado en su vida y también en la sociedad estadounidense. También se refirió puntualmente a las acciones de su padre, Gary.

“Entiendo por qué hizo lo que hizo, pero es más importante para un padre estar allí para ayudar a mantener a su hijo que ponerse en un lugar para ser procesado”, sentenció. A su vez admitió que, con su acto, el hombre se convirtió en una suerte de “símbolo de justicia” para el país, ante la demanda de una justicia inoperante.

Gary Plauché y su hijo, décadas después del crimen. Foto: difusión

PUEDES VER: EE. UU. lanza una operación antiterrorista en Siria: hay 13 muertos, 6 de ellos son niños

Por otro parte, reveló una conversación que tuvo con su padre —que murió en 2014 por un derrame cerebral— acerca de lo que este sintió antes de matar al profesor de karate. “Me dijo que pensó que iba a morir, así que sintió que no tenía nada que perder. Me dijo que uno de ellos, o los dos, morirían esa noche”.

Asimismo, contó que su padre “nunca se arrepintió de su acción”. Hasta la religión fue solidaria con su Gary. “El sacerdote local le lavó los pies y le dio la absolución y el perdón de Dios, así que creo que eso lo ayudó mentalmente a lidiar con el evento”, concluyó.