Mujer de 54 años dio a luz a su propio nieto

La ‘madre subrogada más antigua de Australia’ logró concebir a su nieto, a pesar de que ya tenía la menopausia.

El hecho ocurrido en Australia ha llamado la atención de múltiples medios internacionales. Foto: Pixabay
El hecho ocurrido en Australia ha llamado la atención de múltiples medios internacionales. Foto: Pixabay
Mundo LR

Una mujer de 54 años de edad dio a luz en Australia al bebé de su hija, de 28, quien nació sin útero y anhelaba tener su propia descendencia. Medios internacionales la han catalogado como la ‘madre subrogada más antigua’ del país oceánico.

Meagan White fue diagnosticada a los 17 años con síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser, un trastorno que significa que nació sin útero, pero sí tiene ovarios sanos, por lo cual, en 2019, comenzó a buscar candidatas, reportó el medio británico Daily Mail la semana pasada.

La madre de Meagan, Maree Arnold, descubrió que ella podía ser esa mujer y así lo hizo el 13 de enero, tras someterse a cuatro intentos de transferencia de embriones.

PUEDES VER: Modelo de Onlyfans revela que tiene dos vaginas: “Para el trabajo y mi vida personal”

“Fue y es un sueño hecho realidad. Cuando lo vimos por primera vez, fue amor a primera vista. Ha llenado corazones de una manera que nunca creímos posible”, declaró Meagan.

Maree, quien tiene cinco hijos, indicó que el parto fue “perfecto” y que estaba encantada de haber podido traer a su nieto al mundo.

“Siempre supuse que sería demasiado mayor para hacer algo como esto, pero demuestra que siempre necesitas hacer preguntas. Es una experiencia tan especial para mí y estoy encantada de poder ayudar a mi hija”, expresó.

PUEDES VER: Madre arroja a su hija a la jaula de un oso en zoológico: el animal solo la olió y se alejó

De hecho, por su edad tuvo que someterse a un tratamiento para fortalecer su útero y revertir momentáneamente la menopausia. “Sé que obviamente era mayor con este embarazo y me cansé un poco más que cuando estuve embarazada por última vez hace 22 años”, agregó.

“Solo espero que nuestra historia anime a alguien más a emprender el mismo viaje que nosotros. Definitivamente lo haría todo de nuevo”, comentó Maree.

Una experiencia que tanto madre como hija coinciden en que las acercó más que nunca. “Nuestra relación es tan especial. No hay nadie más con quien hubiera preferido pasar por esto”, dijo Meagan.