España: paralizan el aeropuerto de La Palma por las cenizas del volcán

Ante el cierre del aeropuerto, se formaron largas colas en el puerto de Santa Cruz de La Palma para tratar de abandonar el lugar hacia las islas vecinas.

Según el sistema europeo de mediciones geoespaciales Copernicus, la colada de lava ocupa una superficie de 190 hectáreas y destruyó 420 construcciones. Foto: AFP
Según el sistema europeo de mediciones geoespaciales Copernicus, la colada de lava ocupa una superficie de 190 hectáreas y destruyó 420 construcciones. Foto: AFP
Agencia AFP

El aeropuerto de la isla española de La Palma, al suroeste de Canarias, dejó de operar este sábado por las cenizas del volcán Cumbre Vieja, mientras las autoridades llamaban a la calma por la intensificación de la erupción.

El aeropuerto se encuentra inoperativo por acumulación de ceniza, según información de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA).

“Se han iniciado las tareas de limpieza, pero la situación puede cambiar en cualquier momento”, añadió, aclarando que “el resto de aeropuertos” de las islas Canarias, uno de los principales destinos turísticos españoles, “están operativos”.

PUEDES VER: Una fiesta de 40.000 jóvenes en Barcelona deriva en vandalismo

El viernes ya se anularon los primeros vuelos a La Palma, esto luego de que el último domingo comenzó la erupción del volcán, sin que hayan producido hasta ahora víctimas.

Una erupción típica de Canarias

La paralización del aeropuerto coincidió con la apertura de nuevos focos de lava, el desmoronamiento de una parte del cono y, en general, una intensificación de la actividad del volcán, ante la que las autoridades pidieron calma, asegurando que encaja dentro de lo normal en esta región.

“No estamos ante un volcán que tengamos que magnificar, estamos ante un volcán típico de Canarias”, dijo este sábado Miguel Ángel Morcuende, director de Pevolcan (Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias).

PUEDES VER: España: mujer que pedía la eutanasia se quitó la vida en un hotel de Madrid

“Aunque ayer tuvimos un fenómeno de irritabilidad, es decir de aumento importante de energía de la erupción, sigue los cánones habituales”, explicó.

“No estamos ante un fenómeno más explosivo que los habituales de Canarias, y especialmente lo digo para tranquilidad de los palmeros”, lanzó.

Las dos últimas erupciones en la isla se produjeron en 1971 y en 1949, dejando en total tres muertos, dos por inhalación de gases.

PUEDES VER: La gran destrucción por lava: volcán de La Palma es declarada zona catastrófica por el Gobierno

El temor al desmoronamiento de una parte del cono llevó a ordenar la evacuación de otra zona de la isla, una medida que afectó a 160 personas y que eleva a más de 6.200 el número de habitantes que han tenido que abandonar sus hogares.

Finalmente, una pequeña parte del cono se hundió, pero ello “no ha tenido mayor incidencia, salvo una colada de lava más fluida”, explicó Marcuende.

Este fenómeno “no es una cosa extraña”, añadió. “En las erupciones de tipo estromboliano lo que se genera es un cráter que a lo mejor luego no soporta su propio peso” y las deflagraciones provocan “una ruptura del cono”.