Un sobre lamido lleva a cadena perpetua a hombre de 84 años por asesinatos de hace 45 años

Raymand Vannieuwenhoven fue declarado culpable de la muerte de David Schuldes y Ellen Matheys, ocurrida en Wisconsin en 1976.

En el momento de los hechos, el asesino tenía 39 años. Foto: @marinette.sheriff/Facebook
En el momento de los hechos, el asesino tenía 39 años. Foto: @marinette.sheriff/Facebook
Mundo LR

Raymand Vannieuwenhoven es un hombre estadounidense de 84 años que ha sido sentenciado el pasado viernes 27 de agosto por un tribunal del condado de Marinette (Wisconsin) con una pena de doble cadena perpetua consecutiva debido al homicidio de una pareja de jóvenes.

El mes pasado, el anciano fue declarado responsable de la muerte de David Schuldes, de 25 años, y Ellen Matheys, de 24 años. Las víctimas perdieron la vida mientras estaban acampando en una zona rural de Wisconsin en el año 1976.

De acuerdo con la investigación realizada por la Policía, el asesino, que en aquel momento tenía 39 años, disparó con un rifle y uno de los proyectiles alcanzó el cuello de Schuldes, quien cayó al suelo al instante.

Matheys intentó huir; sin embargo, fue rápidamente atrapada por Vannieuwenhoven, quien abusó sexualmente de ella y luego la asesinó.

Fox News informó que este es un caso que lleva más de cuatro décadas de investigación por parte de la Oficina del Sheriff del condado de Marinette.

Recién en 2018, los oficiales trabajaron con la empresa Parabon Nanolabs con el objetivo de identificar una muestra de ADN, la cual fue adquirida de rastros de semen en los pantalones que vestía Ellen Matheys el día del crimen.

Los restos se cargaron en la base de datos genealógica GEDmatch y resultó una coincidencia con la familia Vannieuwenhoven. Inmediatamente obtuvieron muestras de ADN de los hijos de Raymand para generar el descarte en la implicación de los hechos.

Con el descarte realizado, dos agentes organizaron una estrategia para obtener el ADN del anciano. Se acercaron a su casa en la ciudad de Lakewood en marzo de 2019, y le pidieron que llene una encuesta sobre la calidad del servicio policial y que al finalizar la enviara por correo al departamento.

La saliva con la que selló el sobre del cuestionario fue mandada a un laboratorio, donde se determinó que el perfil de ADN correspondía al hallado en el semen.

Vannieuwenhoven fue detenido y acusado de dos cargos de homicidio intencional en primer grado. El canal WLUK-TV informó que, esta última semana de agosto, el juez encargado, James Morrison, dictó sentencia, y que antes de hacerlo dijo que las cadenas perpetuas están justificadas por la naturaleza “depravada” de las acciones. El fiscal también describió los delitos como “fríos, violentos y descarados”.

El acusado no ha reconocido su culpabilidad y su hija afirmó frente al tribunal que no creía que su padre hubiera cometido los homicidios. Los abogados de la defensa intentaron presentar indicios que implican a otros dos posibles sospechosos, pero el juez negó sus mociones.