Henri deja estragos en algunos estados de EE.UU., pero se aleja de la Gran Manzana

Desde Nueva York, una periodista peruana contó a La República cómo se esperaba el huracán; sin embargo, solo presenciaron lluvias anómalas.

La gente camina cerca al Times Square mientras se acerca la depresión tropical Henri. Foto: Kena Betancur/AFP
La gente camina cerca al Times Square mientras se acerca la depresión tropical Henri. Foto: Kena Betancur/AFP
Geraldine Ponce

Inundaciones, árboles caídos y falta de energía eléctrica son algunos de los estragos que ha dejado Henri en su paso por algunos estados del noreste de Estados Unidos, mientras que en otros, como Nueva York, se manifestó con lluvias intensas y fuertes vientos sin llegar a un estado de gravedad.

La noche del último sábado Henri fue degradado de huracán a tormenta por el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) y, posteriormente, a depresión tropical, debido a su debilitamiento con el pasar de las horas.

Se estimaba que este fuera el primer huracán después de 30 años que llegaría a las tierras de Nueva Inglaterra, compuesta por Rhode Island, Maine, Massachusetts, Connecticut, Vermont y New Hampshire.

Más de 80.000 hogares sufrieron las consecuencias del fenómemo meteorológico al quedarse sin energía eléctrica y ver las calles convertidas en lagos. Hechos similares ocurrieron también en estados como Nueva Jersey y Nueva York; sin embargo, el suceso no fue tan grave como se esperaba en el último en mención.

Como medida de prevención, el presidente estadounidense Joe Biden declaró el estado de emergencia para los estados colindantes Nueva York y Connecticut. Además, ordenó la asistencia federal para enfrentar el paso de Henri por la costa noreste. Sin embargo, algunas horas después se registró que estaba perdiendo fuerza.

Caroline Mercado, una periodista peruana que trabaja para la cadena NY1 Noticias en Nueva York, señala que los acontecimientos ocurridos no fueron tan catastróficos como se esperaba inicialmente, cuando se detectó que Henri arribaría como huracán.

“Ayer (domingo) por la mañana sí se registraron inundaciones en calles cercanas a la costa y con hundimiento geográfico, también cayeron árboles. Lo normal, en realidad, dentro de lo que cabe”, señaló a La República.

La periodista, residente de Brooklyn (Nueva York), añadió que no hubo tragedias humanas que lamentar en el estado donde vive y que el periodo más intenso tuvo lugar hasta el domingo cerca de las 2.00 p. m. “El sábado en la noche empezó y continuó toda la madrugada del domingo hasta la tarde. En la madrugada de hoy (lunes), hubo unos árboles caídos, pero ya no inundaciones graves”, informó.

Mercado señala que las medidas que se tomaron en Nueva York en primera instancia fueron preventivas, con la finalidad de estar preparados frente al peor escenario mapeado. En ese sentido, afirma que, aunque donde vive no pasaron a mayores, el fenómeno podría seguir afectando en mayor intensidad a algunos estados vecinos, como Connecticut o, un poco más alejado, Rhode Island.

Actualmente, la depresión tropical Henri ha perdido fuerza en su paso por la costa noreste del país, pero se estima que las lluvias torrenciales, marejadas inusuales y posibles tornados continúen al sur de Nueva Inglaterra en las próximas horas.