El valle de Panjshir, la única zona jamás tomada por los talibanes ni fuerzas invasoras

Es un territorio seguro y los residentes están preparados para resistir ante ataque de los insurgentes. Se presume que al frente de todo está el hijo del ‘León de Panjshir’, un exlíder guerrillero.

La Republica
Entre 1996 y 2001, el Valle del Panjshir fue la única región en Afganistán que evitó la ocupación de los insurgentes. Foto: AFP
Agencia EFE

La provincia de Panjshir y su valle, a un centenar de kilómetros al norte de Kabul, se ha convertido una vez más en el principal bastión contra los talibanes, después de que el resto de las 34 provincias afganas, incluida la capital, cayeran en manos insurgentes en una rápida ofensiva.

La provincia es segura y todas las organizaciones estatales permanecen activas, los residentes están preparados para cualquier tipo de ataque de los talibanes, aseguró a Efe el jefe del Departamento de Economía del Panjshir, Abdul Rahman.

“Estamos listos para resistir por segunda vez a los talibanes”, afirmó Rahman, en referencia a cómo durante el anterior régimen talibán, entre 1996 y 2001, el Valle del Panjshir fue la única región en Afganistán que evitó la ocupación de los insurgentes.

Al frente de esta resistencia estuvo el carismático líder guerrillero Ahmad Shah Massoud, conocido como el ‘León de Panjshir’, que gracias a sus dotes de estratega y a la fortaleza natural que supone el valle, logró evitar la caída de la provincia bajo control talibán, como antes había hecho durante la invasión soviética.

Pero con su muerte hace veinte años no podrá volver a liderar esa lucha. El ‘León de Panjshir’ falleció dos días antes de los atentados del 11-S, a manos de dos supuestos periodistas de origen árabe, que detonaron una carga explosiva escondida en una cámara falsa, una acción que se ha relacionado con Al Qaeda.

Desde entonces, el recuerdo del combatiente ha crecido a paso de gigante y en el valle es omnipresente el culto a su figura, con su retrato con un pakol o boina tradicional tayika que muchos han comparado a la de otro mito guerrillero, el Che Guevara.

Ahora muchas de las tropas que no lograron ofrecer resistencia a los talibanes durante su rápida ofensiva en el país, que en algo más de una semana conquistaron 33 capitales de provincia, se encuentran en Panjshir acompañando a líderes políticos como el vicepresidente primero del antiguo Gobierno afgano, Amrullah Saleh.

Aunque Abdul Rahman confirmó la presencia de esas fuerzas de seguridad, remarcó que hasta ahora son las tropas locales las que se encargan del “95 por ciento” de la protección de la provincia.

Después de que muchos líderes políticos abandonaran el país, como el presidente afgano, Ashraf Ghani, el vicepresidente Saleh aseguró en un mensaje que hará frente a los insurgentes hasta el final.

“Nunca, nunca y bajo ninguna circunstancia me inclinaré ante los terroristas talibanes. Nunca traicionaré el alma y el legado de mi héroe Ahmad Shah Massoud, el comandante, la leyenda y el guía (...) Nunca estaré bajo el mismo techo con los talibanes. Nunca”, remarcó.

El hijo del ‘León de Panjshir’, el joven Ahmad Massoud, parece haberse convertido ahora en una de las piezas clave para liderar esa resistencia, mientras los talibanes han proclamado ya su victoria en Afganistán y el nacimiento de una nueva era para el país.