Mundo

Colombia: oposición le solicita a Duque que pida perdón a Haití por asesinato de Moïse

Según Iván Cepeda, senador y redactor de la misiva, la disculpa pública sería el primer paso para reconocer la insuficiencia en cuanto a instrucción y apoyo a las fuerzas estatales.

El 7 de julio, el presidente Jovenel Moïse fue asesinado por un grupo de 26 colombianos, entre ellos militares en retiro. Foto: Composición /EFE y AFP
El 7 de julio, el presidente Jovenel Moïse fue asesinado por un grupo de 26 colombianos, entre ellos militares en retiro. Foto: Composición /EFE y AFP
Mundo LR

A través de una carta, el senador Iván Cepeda le solicitó al presidente Iván Duque que pida perdón al pueblo haitiano por la implicación de exmiembros del Ejército colombiano en el magnicidio del presidente Jovenel Moïse.

El senador le exigió al mandatario en su misiva: “Es usted quien debe reconocer, en nombre de todo un país y sus instituciones, que la participación de militares retirados en el asesinato de un presidente es un hecho que produce vergüenza nacional”.

“Este pedido perdón es un acto que se corresponde con la magnitud de los hechos, pues con él se asume por parte del Estado colombiano el compromiso de castigar, según se corresponda, las violaciones a la ley que permitieron que se perpetrara este crimen atroz, y con ello evitar su repetición”, dijo.

Además, señaló que con esta petición, la cual tendría que dirigirse a todo el país mediante un mensaje presidencial, el Estado asume el compromiso de “adoptar urgentes medidas concretas para evitar que estos hechos se repitan”.

Entre las medidas urgentes que sugiere Cepeda están la instrucción, supervisión y apoyo a los policías y militares en retiro. Asimismo, también exhortó que se restrinja la contratación de estos “en supuestos ´servicios de seguridad´ extranjeros que conducen a la perpetración de graves crímenes contra la humanidad”.

El presidente de Haití Jovenel Moïse fue asesinado en su residencia en la madrugada del miércoles 7 de julio. Le dispararon 12 tiros. Las autoridades haitianas adjudicaron la autoría del crimen a un grupo de 26 colombianos, entre ellos militares en retiro. Como señala el comunicado, uno de ellos era investigado por violaciones graves de los derechos humanos en la justicia colombiana.