VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo

Venezuela quita ceros a su moneda ante el descalabro

Crónica. El día a día en un país con la peor crisis de Sudamérica puede resultar abrumador. Nuestra enviada especial relata lo que se vive tras la última reconversión.

Cambio. En Venezuela ya han vivido en este siglo hasta tres veces un cambio en el cono monetario, mientras se multiplica el uso del dólar estadounidense. Foto: EFE
Cambio. En Venezuela ya han vivido en este siglo hasta tres veces un cambio en el cono monetario, mientras se multiplica el uso del dólar estadounidense. Foto: EFE
María José  Vargas

Desde Venezuela

“Se compran dólares, se compran dólares” o “dólares, dólares, dólares”, se escucha decir a varios jóvenes que merodean un mercado popular de la ciudad costera de Puerto La Cruz, al noreste de Venezuela.

En un recorrido hecho por La República se pudo observar que estas personas llevan consigo grandes fajos de bolívares para comprar dólares estadounidenses, la moneda de facto que sustituyó a la local en poco más de dos años. Cada día son más los negocios o servicios que reflejan sus precios en la moneda extranjera. Los ciudadanos venezolanos sacan las cuentas en dólares y revisan constantemente las páginas de precios paralelos, que pueden variar desde una a tres veces por día.

Jesús Casique, economista y profesor universitario, dijo a este medio que la dolarización en el país sudamericano debe estar alrededor de 65% en la actualidad, pero para el cierre del 2021 se puede ubicar en 75%.

El Banco Central de Venezuela (BCV) anunció el último 5 de agosto la eliminación de seis ceros a la moneda. Ya no se hablará de 7 millones de bolívares sino de 7 bolívares, monto actual del salario mínimo en el país (1,74 dólares).

“En este camino ya superamos a Argentina, que le quitó 13 ceros a la moneda, y a Brasil, que le quitó 12 ceros. No se ha atacado la monetización de los déficit, violando la Constitución”, detalló Casique.

Para el docente universitario, el país continuará con hiperinflación ante la falta de disciplina fiscal y monetaria.

Desequilibrios que deja la hiperinflación

La República realizó un recorrido por diversas zonas de la región nororiental de Venezuela y es común que comerciantes ofrezcan productos a un precio en bolívares en efectivo y a un mayor costo cuando los clientes pagan con tarjetas de débito. La razón de esta conducta sería para generar “un mayor flujo de caja y sortear la crisis”.

Casique advierte que no todos los comercios tienen esos parámetros, pero insiste en que es una realidad que no se puede obviar debido al desequilibrio económico.

Carmen Álvarez se dirige al mercado una o dos veces por semana. Narró que gastó Bs. 7.000.000 por un litro de aceite en efectivo, pero si pagaba con tarjeta le costaba Bs. 8.000.000. “Todo depende del abasto donde compres. Cada quien le pone el precio que le parezca. Aquí nadie dice nada”, sostuvo.

Casique enfatiza que la experiencia de la consumidora “no es el meollo del asunto”.

“Esa multiplicidad de precios son los problemas que han generado todos estos desequilibrios que tiene la economía del país. No todos los comercios son iguales, no todos tienen el mismo comportamiento. Lo cierto es que son algunos que estarán más golpeados que otros”, aseveró.

¿Quitar ceros a la moneda es una solución?

No. La realidad es que Venezuela está atravesando una fuerte depresión económica, una caída del PIB desde hace ocho años, señaló Casique.

Casique no es optimista para lo que resta del 2021 y para el venidero 2022, pese a la reconversión monetaria impuesta por el Gobierno madurista, que entrará en vigencia el 1 de octubre. “Ellos quieren generar o recuperar la confianza de la moneda, pero eso lo establece el mercado de los agentes económicos”, agregó Casique, quien aseguró que Venezuela está muy lejos de eso.

Datos de una crisis sin parangón

Es la tercera vez que Venezuela quita ceros a su moneda. Primero con Hugo Chávez (2008) y luego bajo el mando de Nicolás Maduro (2018 y 2021).

Pululan divisas en estados venezolanos que comparten frontera con otras naciones. En Táchira (fronterizo con Colombia) usan el peso y en Bolívar (limítrofe con Brasil) utilizan mayormente el real.

En el año 2000 se calcula que había 800.000 comercios en Venezuela. Ahora solo se registran 240.000.

Estadísticas del FMI reflejan el daño a importantes sectores de la economía venezolana.