Imágenes satelitales revelan que el noreste de Corea del Norte está completamente inundado

Estas inundaciones llegan después de que el país haya sufrido una intensa ola de calor. En tanto, Kim Jong-un ha admitido que Corea del Norte sufre una “crisis alimentaria”.

Para combatir la pandemia, el país decidió cerrar a cal y canto sus fronteras (lo que impide la entrada de capital foráneo) el año pasado. Foto: difusión
Para combatir la pandemia, el país decidió cerrar a cal y canto sus fronteras (lo que impide la entrada de capital foráneo) el año pasado. Foto: difusión
Agencia EFE

Fotos por satélite analizadas este miércoles 4 de agosto por la web especializada NK News muestran importantes inundaciones en el noreste de Corea del Norte debido a las fuertes lluvias de los últimos días, lo que asesta un nuevo golpe al país que atraviesa por una crisis económica y alimentaria.

Las imágenes analizadas, que fueron tomadas en la víspera, revelan inundaciones en poblaciones ribereñas de las provincias de Hamgyong del Sur y del Norte.

Localidades como Hamhung (segunda ciudad del país) y los cercanos condados de Sinhung, Yonggwang o Hongwon, o la localidad de Chongjin (tercera mayor urbe norcoreana) han visto sus cauces desbordados, lo que ha resultado en daños a viviendas, carreteras y puentes anegados.

También el municipio de Hoeryong, limítrofe con China, parece haber resultado afectado por las lluvias torrenciales, aunque la nubosidad ha impedido analizar en detalle los posibles daños.

Aunque los medios estatales norcoreanos aún no han informado de daños, la televisión pública KCTV reportó que las lluvias golpearon con dureza el noreste del 1 al 3 de agosto con zonas como el condado de Puryong, cerca de Chongjin, que acumula más de 580 milímetros de precipitaciones.

También advirtió que la franja noroccidental del país podría experimentar fuertes lluvias entre hoy y mañana.

Estas inundaciones llegan después de que el país haya sufrido una intensa ola de calor durante el último mes que, según medios estatales, ha afectado a las cosechas en un momento en el que el propio líder Kim Jong-un ha admitido que Corea del Norte sufre una “crisis alimentaria”.

Para combatir la pandemia, el país decidió cerrar a cal y canto sus fronteras (lo que impide la entrada de capital foráneo) el año pasado, cuando también sufrió importantes inundaciones que dañaron los campos debido al paso de tres tifones veraniegos.