LO ÚLTIMO - EE. UU. autoriza tercera dosis de Pfizer para personas mayores y de alto riesgo

EE. UU. acusa a Irán de ataque mortal a petrolero y amenaza con respuesta “apropiada”

El Gobierno estadounidense acusó a Irán por el ataque con dron contra un buque cisterna gestionado por un multimillonario israelí frente a las costas de Omán, algo que Teherán niega.

La Republica
El ataque —perpetrado por un dron— causó la muerte de dos miembros de la tripulación, un ciudadano rumano y otro británico. Foto: AFP
Agencia EFE

El Gobierno de Estados Unidos dijo este domingo 1 de julio estar “seguro” de que Irán fue el responsable del ataque mortal contra un buque cisterna el último jueves frente a la costa de Omán, que causó dos muertos, y aseguró que en breve emitirá una “respuesta apropiada”.

En un comunicado, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, indicó que, tras analizar la información disponible, EE. UU. “está seguro de que Irán perpetró el ataque”, por lo que está trabajando con sus socios para “considerar los pasos a seguir” y determinar la “respuesta adecuada”.

“No hay justificación alguna para este ataque, que sigue un patrón de ataques y otros comportamientos belicosos. Estos actos amenazan la libertad de navegación a través de esta vía marítima crucial, así como el comercio internacional y las vidas de quienes están en los barcos”, apuntó Blinken.

El ataque —perpetrado por un dron— causó la muerte de dos miembros de la tripulación, un ciudadano rumano y otro británico, e Israel acusa directamente a Irán de haber cometido la agresión. Cuando fue atacado en la noche de este jueves, el navío, gestionado por una empresa del multimillonario israelí Eyal Ofer, estaba en el norte del océano Índico mientras iba hacia Emiratos Árabes Unidos.

El incidente despertó las alarmas entre las autoridades israelíes. Israel ve a Teherán como su principal enemigo en la región y una amenaza existencial. Desde el estallido del conflicto armado en Siria, bombardea intermitentemente contra posiciones de milicias iraníes o aliadas que apoyan a las fuerzas de Bachar al Asad.

Además, se opone fuertemente al acuerdo nuclear de 2015 entre varias potencias y Teherán, al que EE. UU. planteó volver después de que el expresidente Donald Trump se retirara de él en 2018. Por su parte, el Gobierno iraní niega las acusaciones israelíes, secundadas ahora por el Reino Unido y EE. UU.

En su rueda de prensa semanal, el portavoz del Ministerio de Exteriores de Teherán, Saíd Jatibzade, tildó de “infundadas” las acusaciones de Tel Aviv y subrayó que “no es la primera vez que el régimen ocupante de Quds (Jerusalén) atribuye tales acusaciones a la República Islámica”.