URGENTE - Vacunación de jóvenes de 21 y 22 años inicia este lunes 27 de setiembre

Cómo vivió México la consulta popular para decidir si enjuicia por corrupción a expresidentes

Con escasa participación, México celebró un referendo para decidir si abre procesos penales contra exgobernantes. El Instituto Nacional Electoral informó que se impuso el ‘sí' de los ciudadanos, aunque sin porcentaje requerido.

La Republica
Para AMLO, la consulta era necesaria porque contribuye a la aplicación de justicia y fortalece la democracia participativa. Foto: AFP
Mundo LR

México celebró este domingo 1 de julio un referendo para decidir si se investiga y enjuicia a cinco expresidentes por presunta corrupción. La votación ya concluyó en la mayor parte del país, donde hay tres husos horarios. El Instituto Nacional Electoral (INE) informó que el ‘sí’ se impuso con más del 90 % de los votos en la consulta popular, la cual tuvo una participación de solo el 7 %.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, informó que, según las proyecciones preliminares, el ‘sí’ obtuvo entre un 89,4 % y un 96,3 % de los votos, el ‘no’ entre un 1,4 % y un 1,6 %, y los nulos entre un 2,2 % y un 9,2 %, mientras que la participación fue de entre el 7,07 % y el 7,74 %.

Se trata de la primera a nivel federal, la cual fue impulsada por el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador ―quien considera la corrupción como el principal problema de México― y su partido, Morena.

Aunque el mandatario tiene una aprobación de 57% según la encuestadora Mitofsky, la concurrencia en varias ciudades no fue masiva, según reportes de prensa. Para que el referéndum sea vinculante, se requiere la participación de 37,4 millones de personas (40% del padrón electoral).

Aunque el “sí” pudo haber ganado, “difícilmente” se habría alcanzado ese umbral, de acuerdo con estimaciones previas de Mitofsky. El INE aseguró que la jornada transcurrió con normalidad pese a reportarse casi 500 incidentes menores.

“Sabemos que es un proceso y que no por esta consulta se va luego a enjuiciar a los expresidentes, pero es (...) una esperanza de que se haga justicia”, manifestó a AFP Montserrat Rosas, funcionaria de 25 años, en un puesto de votación de Ciudad de México.

De paso por este recinto, Sergio Mancilla, ejecutivo de ventas de 56 años, aseveró que no votaría porque lo que se decida “va a quedar en el papel”.

Pregunta compleja

Tras sufragar, el coordinador de Morena, Mario Delgado, afirmó que el objetivo es “terminar con la impunidad que representan los expresidentes”.

El referéndum apunta hacia Carlos Salinas (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018). En México los exgobernantes pueden ser juzgados como cualquier ciudadano, pues pierden el fuero al dejar el poder.

Pero AMLO, acrónimo con el que se conoce al actual mandatario de 67 años, argumenta que la consulta era necesaria porque contribuye a la aplicación de justicia y fortalece la democracia participativa.

Aunque dijo que no votaría para que la oposición no lo acusara de vengativo y porque hay que “seguir adelante”, el sábado quiso dar marcha atrás. Pero el puesto de votación que le correspondía estaba en Ciudad de México y este domingo visitaba Nayarit (oeste).

AMLO también impulsó una reforma que permite someter a los presidentes a un referendo revocatorio cuando cumplan la mitad del mandato de seis años. En 2022 lo hará voluntariamente.

La pregunta propuesta por López Obrador citaba a sus cinco antecesores, pero la Suprema Corte la modificó al avalar el mecanismo.

El enunciado, que algunos consideraron enredado, señala: “¿Está de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

Para Luis Carlos Ugalde, expresidente del INE, si la Fiscalía tiene elementos contra los poílticos no es necesario que “el pueblo te diga sí o no”.

“Es hacer de la justicia un circo político”, comentó José Miguel Vivanco, director regional de Human Rights Watch.