EN VIVO - Sigue todas las incidencias de la Asamblea General de la ONU en Nueva York

Canadá: médico acusado de usar su semen para inseminar pacientes pagará suma millonaria

Al menos 17 personas han descubierto que su padre biológico es el acusado Norman Barwin.

Ambas partes han aceptado el acuerdo monetario, pero aún falta que el Tribunal Superior de Justicia de Ontario se pronuncie al respecto. Foto: difusión/referencial
Ambas partes han aceptado el acuerdo monetario, pero aún falta que el Tribunal Superior de Justicia de Ontario se pronuncie al respecto. Foto: difusión/referencial
Mundo LR

Cerca de 200 víctimas de un médico de fertilidad canadiense acusado de utilizar esperma erróneo –e incluso el suyo– en los tratamientos han llegado a un acuerdo económico por aproximadamente 10,7 millones de dólares estadounidenses (equivalente a 13,3 millones de dólares canadienses) como compensación por los daños y perjuicios generados. La millonaria suma será dividida entre la totalidad de víctimas.

El acuerdo forma parte de una demanda colectiva contra Norman Barwin, médico acusado por 226 mujeres de haber utilizado esperma equivocado e incluso el suyo en el proceso de inseminación, según el medio local Ottawa Citizen. El proceso judicial fue presentado en 2016.

En las investigaciones se reveló, con ayuda de las pruebas de ADN, que al menos 17 personas son hijas Bardwin, mientras que otras 80 han descubierto que el esperma utilizado en el proceso de fertilidad no corresponde al que debería.

El acuerdo todavía debe ser aprobado por el Tribunal Superior de Justicia de Ontario, Canadá. No obstante, hasta el momento, ambas partes ya han aceptado el acuerdo, por lo cual, al ser aceptado por las autoridades pertinentes, cada uno de los afectados podría acceder a una compensación de al menos 40.000 dólares.

Una de las hijas de Barwin, identificada como Rebecca Dixon, señaló que el acuerdo al que se ha llegado es una “solución imperfecta” y lamentó que su padre recién descubierto no asuma la responsabilidad debida directamente.

“No estoy segura de que vayamos a lograr un cierre. Es algo que nos acompañará el resto de nuestras vidas. Pero el finalizar la parte legal permitirá a la gente estar un poco más en paz con la situación”, mencionó Dixon.