Gobierno francés alista despliegue policial por las protestas contra el pase sanitario

Por la gran cantidad de contagios en Francia, el Gobierno insiste en la utilización del pase sanitario a partir del 9 de agosto.

La entrada a eventos culturales, de ocio y deportivos quedará restringida a aquellos que no tengan el certificado de vacunas. Foto: EFE
La entrada a eventos culturales, de ocio y deportivos quedará restringida a aquellos que no tengan el certificado de vacunas. Foto: EFE
Mundo LR

El Gobierno francés desplazará 3.000 policías en Paris ante la inminente protesta contra el pase sanitario el sábado 31 de julio según un informe del medio francés BFMTV. Este certificado ya generó gran polémica en el país, resolviéndose en una manifestación el último sábado 24 de julio con más de 160.000 personas.

El motivo de estas protestas fue el nuevo proyecto de ley elaborado por Emmanuel Macron, que pretende ordenar a los ciudadanos a portar un pase sanitario que confirme la vacunación para ingresar a establecimientos públicos como bares, restaurantes, cines y teatros.

Según el proyecto de ley, el uso de este pase será necesario hasta el final del estado de alarma en el país. La norma se aprobó el lunes 19 de julio por el Parlamento, pero aún se espera que sea ratificada por el Consejo Constitucional para empezar a ser exigido desde el 9 de agosto.

Las concentraciones están previstas a realizarse en Montpellier, Burdeos, Niza, Marsella, Estrasburgo y Dijon, entre otras ciudades donde el Gobierno ha preparado una vigilancia especifica. Asimismo, están circulando mensajes en redes sociales incitando la marcha en los Campos Elíseos, lo que pone en alarma el regreso de los chalecos amarillos, movimiento de protesta hostil a la política social, que en 2019 generó multitudinarias marchas contra el aumento del precio del combustible.

Estas movilizaciones también se han producido en otros países europeos como Reino Unido, Italia y Australia. La ciudadanía manifiesta su negativa en contra de las restricciones sanitarias y la inoculación obligatoria de las vacunas contra la COVID-19.

En tanto, en la Unión Europea el avance del coronavirus se centra en España, Portugal y Francia, ya que son las zonas más afectadas por la variante Delta.