España vuelve a una etapa de riesgo tras flexibilizar las medidas contra la COVID-19

Los casos registrados en las últimas 24 horas ascienden a más de 21.000. Los expertos opinan que las medidas y restricciones son necesarias frente a este repunte.

Cientos de personas en la Puerta del Sol de Madrid. Foto: EFE
Cientos de personas en la Puerta del Sol de Madrid. Foto: EFE
Mundo LR

En los últimos días, la incidencia por COVID-19 en España ha ido en incremento de una forma imparable. Ha llegado a superar los 317 casos por cada 100.000 habitantes en un solo día, cifra que supera el límite de 250, por lo cual se considera que el país se encuentra en una etapa de riesgo extremo nuevamente debido a las mayores libertades que ha dado el Gobierno español.

Según un informe publicado por el Ministerio de Sanidad, se han registrado 21.879 nuevos casos y 28 muertes en las últimas 24 horas.

Con estas cifras vemos que España vuelve a sumirse en una situación epidemiológica de gran riesgo. Son datos demoledores que afectan especialmente a la población joven, grupo que más está sufriendo las consecuencias de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Esto está ocurriendo como consecuencia de la flexibilización de las medidas que ha dado el Gobierno de España, como pocos controles a los viajeros, menos limitaciones sociales y mayor propagación en jóvenes son algunas de las explicaciones.

Rober Güerri, jefe del departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar, ha dicho que es necesario aplicar diversas medidas y restricciones para frenar el número de casos por COVID-19.

Asimismo, el médico se ha mostrado partidario del uso de la mascarilla y evitar los actos masivos. “Tiene que ser todo muy quirúrgico, pero lo que no podemos hacer es quedarnos quietos porque lo que estamos viendo es que esto se puede descontrolar, y si algo hemos aprendido es que el virus nos gana siempre”, agregó.

Por su parte, el epidemiólogo Mario Fontán considera que son varias las razones que han llevado a la situación actual. “Teníamos unos niveles más altos de incidencia cuando se ha incrementado la reactivación económica y social, lo que contribuye a cierto optimismo social, una época en la que tradicionalmente se da una mayor movilidad y participación en eventos supercontagiadores de difícil control por parte de los grupos todavía sin vacunar”, comenta.

El estado de alarma en España concluyó hace aproximadamente dos meses y el mensaje que las autoridades dieron a partir de esa fecha fue de triunfalismo, principalmente de parte del Gobierno.

Ese mensaje fue importante para lo que está sucediendo ahora, dieron una falsa seguridad. lo que llevó a pensar que el virus estaba desapareciendo y se pudiera vivir con mayor tranquilidad cuando en realidad todavía se veían muchos casos.