EE. UU.: obispos conservadores buscan excomulgar a Biden por su postura sobre el aborto

El presidente de EE. UU. no cree que se apruebe el documento promovido por un grupo de obispos. Agrupaciones católicas que defienden el acceso al aborto consideran que esta acción contra Biden “no es de cristianos”.

Biden es el segundo católico en ocupar la Casa Blanca después de John Kennedy. Foto: AFP
Biden es el segundo católico en ocupar la Casa Blanca después de John Kennedy. Foto: AFP
Mundo LR

Los obispos católicos más conservadores de Estados Unidos han votado para seguir adelante con medidas que incluyen la prohibición al presidente Joe Biden de recibir la comunión debido a su postura sobre el aborto.

Esto podría aumentar las tensiones en una iglesia que ya se encuentra dividida, de acuerdo a una publicación de The Guardian.

Después de tres días de debate en línea, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) votó por tres a uno para redactar una nueva guía sobre la eucaristía. La fuerza inesperada del apoyo al movimiento entre los obispos tiene el rechazo del Vaticano que había señalado su oposición.

Biden, un católico devoto que asiste a misa todos los fines de semana y lleva un rosario que perteneció a su difunto hijo, dijo en respuesta a dicha acción que el asunto era privado: “No creo que eso vaya a suceder”.

Los obispos conservadores buscan impulsar la redacción de un nuevo documento de enseñanza. Tienen el propósito de que los católicos que discrepan del punto de vista de la iglesia sobre el aborto se les debe negar la sagrada comunión.

“Necesitamos aceptar la disciplina de que aquellos que persisten obstinadamente en el pecado grave no deben ser admitidos a la sagrada comunión”, señaló el obispo Kevin Rhoades de Fort Wayne-South Bend, quien propuso la moción.

El cardenal Raymond Burke, un importante conservador y crítico del Papa Francisco, ha dicho anteriormente que los políticos que apoyan el aborto “pública y obstinadamente” son “apóstatas” que no solo deberían tener prohibido recibir la comunión sino que merecen la excomunión.

Por su parte, el cardenal Blase Cupich, arzobispo de Chicago, manifestó que la mayoría de los sacerdotes estarían “desconcertados al escuchar que los obispos ahora quieren hablar sobre la exclusión de personas en un momento en que el verdadero desafío que tienen ante sí es darles la bienvenida a la práctica habitual de la fe y la reconstrucción de sus comunidades”.

El nuevo documento de enseñanza, que será redactado por el comité de doctrina de los obispos estadounidenses, no será vinculante para los obispos individuales, que tienen el derecho de decidir si a un feligrés se le debe negar la comunión.

Wilton Gregory de Washington y Francis Malooly de Wilmington, Delaware, las diócesis donde Biden suele asistir a misa, han dejado en claro que el presidente es bienvenido a recibir la comunión en sus iglesias.

El mandatario, quien es el segundo católico en ocupar la Casa Blanca después de John Kennedy, manifestó en una oportunidad que su fe da forma a “todo lo que hago” y que “servirá como mi ancla” durante su mandato.

Gobierno de Biden sobre el aborto

La administración de Biden ha levantado las restricciones a la financiación federal para la investigación que involucra tejido fetal humano, ha rescindido una política de Donald Trump que prohíbe que las organizaciones que derivan mujeres para abortos reciban subvenciones federales y ha permitido que esta población obtenga de forma remota una receta para una píldora abortiva durante la pandemia.

Una encuesta realizada por Pew Research Center en marzo de este año destacó que más de dos tercios de los católicos en EE. UU. dijeron que las opiniones de Biden sobre el aborto no debería descalificarlo para recibir la comunión.

Catholics for Choice, una organización católica que defiende el derecho al aborto, confesó que estaba profundamente entristecido por el voto de los obispos.

“En un país y una iglesia ya desgarrados por la tensión y la división, hoy los obispos optaron por ser partidistas en lugar de pastorales, crueles en lugar de cristianos”, repudió Jamie Manson, presidente del grupo.

Los obispos llevarán a cabo un debate sobre el documento docente en noviembre, cuando se requerirá una mayoría de dos tercios para que sea aprobada.