LO ÚLTIMO - Temblor de magnitud 4.6 remeció Lima esta mañana VACUNAFEST - Todo sobre la sexta jornada de vacunación de mayores de 18 años y rezagados

Peruana relata cómo es vivir en medio de los ataques contra Israel

July Kamt Ingber vive en Tel Aviv desde hace 20 años y relató cómo es el día a día en una ciudad que ya tiene casi dos semanas de enfrentamientos con Palestina.

Los niños de Israel saben lo que ocurre. En sus colegios les han enseñado ejercicios de simulación contra incendios o terremotos para protegerse. Foto: AFP
Los niños de Israel saben lo que ocurre. En sus colegios les han enseñado ejercicios de simulación contra incendios o terremotos para protegerse. Foto: AFP
Marianhe  Araque

July Kamt Ingber es una peruana que vive desde hace 20 años en Israel, específicamente en Tel Aviv; ella aseguró que junto a su esposo e hijos, de 8 y 6 años, se siente protegida desde que comenzaron los ataques por parte de Hamás, el lunes 10 de mayo.

“Yo me siento completamente protegida, no tengo nada de miedo. Mi esposo se va de viaje por trabajo y yo estoy tranquila. Acá sientes que la autoridad está para ti, que te puede ayudar en cualquier cosa que necesites”, dijo la limeña para La República.

“Ahora estamos escuchando varias explosiones. Eso quiere decir que la cúpula de hierro está contratacando cada misil lanzado por los de Hamás y tenemos que quedarnos 10 minutos aquí para salvarnos de las esquirlas que puedan caer”, narró Kamt Ingber mientras estaba con su familia en el refugio de su edificio, ubicado en el sótano de la estructura.

Según la mujer de 48 años, en Tel Aviv, dos veces al día lanzan bombas y en la madrugada solo una. “Depende la zona, porque en el sur si la están pasando horrible. A cada media hora lanzan misiles y tienen 15 segundos para correr a sus refugios, mientras que aquí tenemos más de un minuto”.

Los refugios en Israel

En este país del Medio Oriente “cada casa o departamento tiene su refugio para resguardarse de los ataques”.

“Si es un edificio más antiguo, entonces solo hay un refugio en toda la estructura, mientras que en los que no tienen refugios, las escaleras son las más seguras”, sostuvo July, quien en medio de la llamada subía siete pisos hacia su departamento luego de salir del refugio, experiencia que sus hijos no habían tenido.

En ese momento también sonaron las alarmas y su familia solo volvió a las escaleras del edificio.

Los niños del Medio Oriente

“Los niños saben lo que está pasando. Aunque yo aprendí aquí que a los niños no se les enseña ni se les habla de violencia. Nunca vemos noticias. Normalmente no se enteran de lo que pasa, pero con esta situación en el colegio hicieron unos ejercicios de simulación contra incendios o terremotos. Aunque en ese momento no entendían mucho, ahora lo están poniendo en práctica”, explicó July.

Aseveró que los niños “entienden que Hamás son personas malas en la zona de los palestinos y que ellos nos tiran bombas, y que Israel se tiene que defender, y que nuestro ejército también nos defiende”.

July comentó que hay un 20% de los proyectiles que no llegan a territorio israelí, por lo que una parte de las bombas se quedan en Palestina. “Matan a su gente y no les importa. Los palestinos esconden sus proyectiles debajo de las casas de los civiles. No les interesa su gente”, acusó.

Cuando Israel va a atacar siempre da un aviso a las personas una hora y media antes para que salgan de los edificios que puedan verse afectados”, relató.

Kamt Ingber contó que estando en un centro comercial sonó una de las primeras alarmas y la multitud corrió hacia el estacionamiento, lugar donde se encontraba el refugio.

“Nunca había pasado antes. Esta vez hay más enfrentamientos entre los radicales israelíes que sienten un odio contra la gente de Hamás y contra gente árabe que no tiene nada que ver”, manifestó.

Estos enfrentamientos se han cobrado ya la vida de al menos 232 palestinos en la Franja de Gaza, incluido 65 niños y 39 mujeres, y ha causado más de 1.900 heridos.

En Israel, 12 personas —incluido dos menores— han muerto durante esta escalada bélica.