EN VIVO - Inglaterra vs. República Checa: sigue aquí el minuto a minuto del partido por Eurocopa 2021

El abrazo entre una voluntaria y un migrante que logró cruzar el mar a Ceuta

Mundo LR

La Republica
Los migrantes nadaron desde dos lugares; algunos ingresaron al sur de Ceuta en la playa Tarajal. Foto: EFE

En 24 horas, 8.000 migrantes marroquíes se arrojaron al mar para llegar al enclave español. ¿Por qué lo hacen y por qué es una crisis humanitaria sin precedentes?

La imagen es demoledora: una trabajadora de la Cruz Roja y un migrante que ha logrado cruzar uno de los espigones fronterizos de Ceuta se abrazan. Compartida por la agencia EFE, la toma enrostra una crisis humanitaria sin precedentes que se ha desatado este martes 18 de mayo.

En poco más de 24 horas, unos 8.000 migrantes marroquíes, entre ellos más de 1.500 menores, se arrojaron al mar hasta llegar a la ciudad española de Ceuta, ubicada en la costa norteafricana. De acuerdo al Ministerio del Interior español, la mitad de los migrantes ya fueron devueltos a Marruecos.

España ha desplegado al Ejército 250 agentes adicionales y 150 policías para patrullar en la frontera que separa Ceuta del lado marroquí, en un intento por controlar el aumento de intentos de entrada.

Los migrantes nadaron desde dos lugares, algunos ingresaron al sur de Ceuta en la playa Tarajal, y un grupo más grande ingresó al norte de la ciudad en la playa Benzu, detalló a CNN un portavoz del gobierno español en Ceuta más temprano. Un migrante se ahogó en el proceso.

“Nunca había visto una situación como esta, no tiene precedentes, nunca me he sentido tan frustrado y triste”, ha lamentado el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, a la emisora española TVE.

“Esta es una situación caótica, tan caótica que no podemos decir el número exacto de migrantes en este momento. Necesitamos reunir a todos los que han llegado y ubicarlos en un lugar específico, para que no estén simplemente deambulando por la frontera”, añadió.

Foto: captura de Twitter

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció un viaje a los dos enclaves de su país en la costa norte de Marruecos: Ceuta y la ciudad de Melilla, que se encuentra más al este.

La Cruz Roja ha estado ayudando a los migrantes con ropa seca, mantas y comida en la playa Tarajal. La portavoz de la organización benéfica, Isabel Brasero, dijo a TVE española que entre los migrantes había bebés.

¿Por qué Ceuta?

Ceuta es un enclave de aproximadamente 84.000 españoles en la costa norte de Marruecos y, lo que es crucial para los migrantes que intentan ingresar, se encuentra en suelo de la Unión Europea. Es un punto de inflamación para la migración de africanos subsaharianos que intentan entrar en España y la Unión Europea en grupos, reseña CNN.

Ylva Johansson, comisaria de Interior de la Unión Europea, escribió en Twitter que era “preocupante” que tanta gente, muchos de ellos niños, pusieran en peligro sus vidas nadando hacia Ceuta.

“Lo más importante ahora es que Marruecos sigue apostando por evitar las salidas irregulares y que los que no tienen derecho a la estancia sean devueltos de forma ordenada y efectiva”, apuntó la funcionaria.

Ceuta ante la llegada de migrantes

Las personas que consiguieron acceder a Ceuta han pernoctado en parques, cajeros y cualquier espacio disponible que han encontrado en esta ciudad autónoma española, que tiene una población de casi 85.000 habitantes, y han gastado parte de su dinero en botellas de agua, pan y tabaco.

Para llegar a Ceuta por la playa del Tarajal, los marroquíes recorren a pie unos 350 metros de costa y luego bordean el espigón fronterizo, tras lo cual acceden a la ciudad española andando o bien lanzándose al agua y nadar unos 200 metros.

La mayoría de ellos no tienen mascarillas que eviten la propagación del coronavirus, un aspecto que ha provocado las críticas de los ciudadanos ceutíes. Para acoger a los inmigrantes se planteó la posibilidad de habilitar el estadio José Benoliel, aunque aún no está disponible la instalación deportiva.

Ante el repentino aumento de ciudadanos en la localidad, algunos establecimientos han agotado las existencias de tabaco y otros han experimentado un considerable incremento de las ventas de botellas de agua y pan.

Jóvenes y niños en su mayoría son acompañados sin ofrecer la menor resistencia por los policías, que los depositan en la tierra de nadie para que regresen a Marruecos. Los migrantes se han apostado en la línea de playa más próxima a la frontera ceutí y no se tiene constancia de que se hayan producido heridos.

Con información de EFE.