Accidente de un Tesla ‘sin nadie al volante’ deja dos fallecidos en EE. UU.

Agencia EFE

Algunos expertos han criticado a la compañía por usar términos como “piloto automático” y dar una falsa apariencia de autonomía al vehículo. Foto: EFE
Algunos expertos han criticado a la compañía por usar términos como “piloto automático” y dar una falsa apariencia de autonomía al vehículo. Foto: EFE

Los investigadores están intentando determinar si el vehículo tenía activada la conducción asistida, un sistema de asistencia inteligente que Tesla comercializa como “piloto automático”.

Dos personas murieron el último sábado por la noche en un accidente de un Tesla que circulaba sin nadie al volante ocurrido en Harris, estado de Texas (Estados Unidos), al norte de la ciudad de Houston, según informaron las autoridades del condado.

Uno de los fallecidos estaba en el asiento del pasajero y otro, en el asiento de atrás. Los funcionarios aseguraron este domingo 18 de abril que tienen “el 99,9 %” de certeza de que “nadie conducía el vehículo en el momento del impacto”.

El Tesla se estrelló a alta velocidad contra un árbol en una curva y los bomberos necesitaron cuatro horas para apagar el incendio.

Los investigadores están intentando determinar si se desplegaron los airbags y si el vehículo tenía activada la conducción asistida, un sistema de asistencia inteligente que Tesla comercializa como “piloto automático” o “Autopilot”

La empresa estadounidense pide a sus conductores que estén en todo momento pendientes de la conducción para tomar control del vehículo e invitan a activar el sistema de asistencia inteligente, ya que es más seguro que conducir sin él.

El accidente se da cuando Tesla está empezando a probar con algunos de sus conductores un sistema de “conducción autónoma total”. Pese a esta innovación, también pide que el conductor tenga las manos en el volante en todo momento.

Algunos expertos han criticado a la compañía por usar términos como “piloto automático” y dar una falsa apariencia de autonomía al vehículo.

La Agencia de Seguridad en Carretera de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) está estudiando la posibilidad de imponer normas para garantizar la atención de los conductores al volante, al tiempo de que nuevos automatismos de la conducción se implantan en la industria del motor.

La NHTS investiga más de veinte accidentes de vehículos eléctricos Tesla durante el uso del sistema de conducción asistida.

El consejero delegado de Tesla, Elon Musk, defendió el historial de seguridad de sus autos eléctricos y esta semana afirmó que la asistencia a la conducción permite tener una posibilidad “10 veces menor” de accidente.