URGENTE - Luis Advíncula sufrió desgarro y se perdería el repechaje rumbo a Qatar

Ecuador va a las urnas con ideologías polarizadas y votantes desencantados

“El ánimo del ecuatoriano es de hartazgo, de decepción”, afirmó una consultora política. Arauz o Lasso gobernarán Ecuador en los próximos años, con la figura de Rafael Correa muy presente.

Andrés Arauz, delfín del exmandatario Rafael Correa, parte como favorito en los comicios a efectuarse este domingo en Ecuador. Foto: EFE
Andrés Arauz, delfín del exmandatario Rafael Correa, parte como favorito en los comicios a efectuarse este domingo en Ecuador. Foto: EFE
Agencia EFE

Dos ideologías enfrentadas desde hace años lucharán el domingo por las riendas de Ecuador con propuestas diametralmente opuestas en casi en todos los campos, que encuentran a un votante desencantado y navegando entre las crisis sanitaria y económica, y la dicotomía: correísmo-anticorreísmo.

En el balotaje se medirán Andrés Arauz, de Unión por la Esperanza, apoyado por el expresidente Rafael Correa (2007-2017), y el centroderechista Guillermo Lasso, del movimiento Creando Oportunidades, que se postula por tercera vez a la Presidencia.

Se trata de una confrontación de modelos, entre una economía centralizada y una social de mercado; entre una postura que defiende la progresividad de derechos, sobre todo en materia laboral, y otra de revisión y flexibilización de las modalidades de trabajo, explicó a Efe el politólogo César Ulloa.

Asimismo, entre el regreso al modelo originario de Correa y la propuesta de Lasso de fuertes reformas a la Constitución; estatista el uno, liberal el otro.

Lazy loaded component

Los dos candidatos son sumamente conservadores y no han mencionado siquiera en sus campañas cuestiones como la despenalización del aborto, consumo de cannabis o la eutanasia.

Por ello, Ulloa reduce la síntesis política actual a “correísmo, sí; correísmo, no”, ya que “en la estructura del correísmo están los mismos protagonistas de los (últimos) 14 años”, recuerda al incluir al actual presidente, Lenín Moreno, quien llegó al poder con el apoyo de Correa aunque poco después se distanciara de él.

Más allá de la ideología

Lejos del enfrentamiento ideológico, está la cruda realidad en el terreno que afronta la ciudadanía, particularmente desde el estallido de la pandemia en febrero de 2020.

“Los ecuatorianos quieren respuestas concretas a lo que han pasado en los últimos años. Lo que buscan es en quién confiar, quién va a dirigir un plan de vacunación, quién les va a dar empleo, y esto va más allá de si es o no correísta”, explicó a Efe la consultora política Wendy Reyes, que ve una complejidad mucho más allá de las ideologías.

Arauz aparece como favorito en la mayoría de sondeos. Foto: EFE

Docente en varias universidades, sostiene que esos planteamientos ya se evidenciaron en la primera vuelta, cuando el 47,53% de los votos se repartieron entre 14 de los 16 candidatos en liza.

La mayor parte se concentraron en torno a Yaku Pérez (19,39%) y Xavier Hervás (15,68 %), ambos de la izquierda, pero también anticorreístas.

Por ello, Reyes insiste en que el votante quiere “algo distinto, que vaya más allá del correísmo y anticorreísmo”.

Con una campaña política marcada por las restricciones de la COVID-19, los candidatos se han enganchado a las redes sociales para tratar de conquistar al votante menos ideológico, cuyo desencanto se ha profundizado por la crisis actual.

“El ánimo del ecuatoriano es de hartazgo, de decepción”, y por eso, en medio de tanta incertidumbre, busca una candidatura que le dé soluciones a sus problemas, que le demuestre liderazgo, confianza, insiste Reyes al asegurar que el voto no será “ideológico”, sino “emocional y coyuntural”.

Lasso (c) cerró su campaña electoral en el malecón 2000 con un llamado a la unidad nacional para superar la crisis en Ecuador. Foto: EFE

Y cree que ni Arauz ni Lasso han podido captar aún a los indecisos; ni conectar con el hartazgo que la política genera en la población; ni con ese padre de la zona rural cuyo hijo está sin educación en tiempos de pandemia porque sólo “una de cada diez familias tiene un computador” en el área, dijo la experta.

Un hartazgo que podría traducirse en “voto nulo” el próximo domingo si cunde el llamamiento del movimiento indígena que respaldaba a Pérezfrustrado por sus desoídas denuncias de fraude—, y que ha sido replicado desde algunos círculos ciudadanos.

En la primera vuelta del 7 de febrero, el voto nulo llegó al 9,55% del escrutinio y Ulloa calcula que el domingo podría haber un “histórico” en torno al 13 o 15%, pese a que en Ecuador “un altísimo porcentaje decide el día que concurre a las urnas”.